Amistad Europea Universitaria

María-José Peña: La vergüenza nacional por dos encaramados al poder

Somos muchos millones de Españoles, de conciudadanos Europeos y de Demócratas extraeuropeos de todo el Mundo, admiradores y amigos de nuestra propia democracia, los que pensamos que España está padeciendo una tragicomedia nacional por culpa de trepas sin deontología política. Glosamos la perspicaz prosopografía de esta situación, pergeñada por la excelente comentarista sociopolítica María-José Peña: ¡Misterios de la política!, ¡quien debiera ser inhabilitado por el Estado para la función pública, con marchamo exclusivamente de trepa, aquél a quien no se le debería permitir dirigir siquiera una pedanía rural, es recibido con agasajos de casi Jefe de Estado por la débil mansedumbre del Gobierno de ese mismo Estado, presidido por otro trepa como él: De tú a tú. De igual a igual.

María-José Peña: LA VERGÜENZA NACIONAL

De tú a tú. De igual a igual.

Así ha recibido Pedro Sánchez, el nuevo Presidente del Gobierno, llegado al cargo sin elecciones, al Presidente del Gobierno autonómico de Cataluña, que también ha accedido a la Presidencia autonómica sin elecciones. Esto empieza a ser frecuente en Cataluña; hasta ahora no lo era en España pero parece que ya cualquier cosa empieza a valer para encaramarse al poder. De igual a igual, banderas iguales en tamaño incluidas.

El Sr. Torra se ha presentado en la Moncloa sin rubor alguno. Se ha presentado allí después de insultar hasta la saciedad, como casi nadie es capaz de hacer, a semejantes suyos, a hombres y mujeres merecedores de sus vejaciones por una sola razón: ser españoles. Al Sr. Pedro Sánchez, como español que es, también le han alcanzado sus insultos y descalificaciones. Y como Jefe del Gobierno que representa y gobierna a todos los españoles despreciados e insultados, más. Pero el Sr. Sánchez, sonríe y calla.

El Sr. Torra se ha presentado allí con su lazo amarillo en la solapa, desinhibido, diciéndole en la cara al Sr. Sánchez que el Gobierno que, por artimañas de la política y apoyo propio, él ha llegado a presidir, lo es de un Estado que tiene en la cárcel a presos políticos; es decir, manifestando con su obsceno lacito que éste es un Estado dictatorial que encarcela a las personas por sus ideas. Y el Sr. Sánchez, sonríe y calla. ¡Todo un estadista!.

El Sr. Torra ha llegado a la Moncloa después de “romper” (casi da risa decirlo) unilateralmente con el Jefe del Estado a quien no ha dudado en mostrar menosprecio y desaires públicos que el Gobierno del nuevo Presidente Sánchez no se ha molestado en evitar. Y el Sr. Sánchez le da la bienvenida, sonríe y calla.

El Sr. Torra ha llegado a la Moncloa a “hablar” con el Sr. Sánchez, no como dos cargos institucionales de un mismo Estado democrático, aunque de distinto rango, claro, sino como Presidentes ambos de entidades semejantes pues el Sr. Torra no se ha apeado de lo que es algo más que “una posición política distinta” según palabras de la Sra. Vicepresidenta, Carmen Calvo. Y así, la llevara o no en la cartera, el Sr. Torra ha venido con la ratificación de la declaración de independencia aprobada por el Parlamento autonómico el pasado día 5 de Julio a “hablar” de lo suyo. Y con el “irrenunciable” proyecto de República al que él y su Gobierno se dedican en cuerpo y alma. Y el Sr. Sánchez, sonríe y calla.

Eso es lo que ha hecho el Sr. Torra.

Ahora vamos a ver lo que ha hecho el Sr. Sánchez.

El nuevo Presidente del Gobierno le ha recibido ¡pelillos a la mar! con la cordialidad y la cortesía que no manifestó a la máxima institución del Estado, el Rey, ante la reciente ofensa del Sr. Torra; con la cordialidad y la cortesía que no ha manifestado a la mitad, al menos, de los ciudadanos de Cataluña, quienes día tras día y golpe institucional autonómico tras golpe, ven secuestrados sus derechos de igualdad entre españoles y se ven escupidos en su dignidad de personas y en su condición de españoles por el Sr. Torra y por los que le acompañan en su aventura secesionista.

¡Misterios de la política!, ¡quién debiera ser inhabilitado por el Estado para la función pública, aquel a quién no se le debería permitir dirigir siquiera una pedanía rural, es recibido con agasajos de casi Jefe de Estado por la débil mansedumbre del Gobierno de ese mismo Estado.

El nuevo Presidente del Gobierno ha recibido al Sr. Torra pasando por alto lo del lacito amarillo, cómo si éste fuera un simple adorno, deseoso de pasar por alto cualquier ofensa para mostrar su “talante” dialogante (¡Santo Cielo!, otro con talante dialogante) y descalificar así una vez más, con toda la “lealtad” de que es capaz, al Gobierno anterior.

El Sr. Sánchez ha pasado también por alto las ofensas e insultos a los españoles, a todos los españoles; los menosprecios intolerables al Jefe del Estado; las desobediencias al Tribunal Constitucional; las broncas en el extranjero ofendiendo al Estado y sus instituciones; las mentiras constantes…¡todo, absolutamente todo, lo ha pasado por alto el Sr. Sánchez!. Y así, alardeando del “talante” que puso en ridícula moda su antecesor del mismo Partido, extendió la alfombra, se tumbó sobre la misma y se preparó para recibir casi con honores al secesionismo. De tú a tú.

Su pretensión: apaciguar la exigencia secesionista con mimos y prebendas durante dos años, los que él necesita para consolidarse en el poder; y, tras las elecciones, llegar de nuevo a la Moncloa con otra legitimidad moral y, sobre todo, con otra mayoría parlamentaria que le permita, ya sí, complacer del todo la exigencia secesionista. Las deudas se pagan.

No tendrá problemas el Sr. Sánchez con el Sr. Torra durante estos dos años; a ambos les conviene torearse: uno dará lo que se le pida y el otro tomará lo que se le dé.

Y ello porque según sus ya demostrados criterios, el Sr. Torra puede esperar dos años a culminar la secesión mientras obtenga durante los mismos todo cuanto blinde su futura independencia. Y porque para el Sr. Sánchez vale más esperar a ser dentro de dos años Presidente del Gobierno de una España mutilada que arriesgarse a ser el expresidente fallido del Gobierno de una España democrática y constitucional, ¿verdad Sr. Sánchez?.

El único inconveniente es que eso, todo eso, no es política es, ¡la vergüenza nacional!.

Fuente: María-José Peña: LA VERGÜENZA NACIONAL


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 17 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031