Amistad Europea Universitaria

Elecciones sin eufemismos

Las elecciones son la ocasión que nos ofrece la democracia de iniciar una vida nueva, cuando la vida que veníamos viviendo hasta ese momento no nos resulta satisfactoria. Tal es el caso, por ejemplo, cuando hemos sido víctimas del terrorismo o de la corrupción.

Por desgracia, ambas plagas nos tienen bajo sus garras a la mayoría de los electores que vamos a ejercer nuestro derecho al voto el próximo 27 de mayo de 2007.

Trece de las diecisiete comunidades autónomas españolas celebrarán elecciones autonómicas. De acuerdo con los correspondientes Decretos de 2 de abril de 2007, se convocan elecciones a las Cortes de Aragón, a la Junta General del Principado de Asturias, al Parlamento de las Islas Baleares, al Parlamento de Canarias, al Parlamento de Cantabria, a las Cortes de Castilla-La Mancha, a las Cortes de Castilla y León, a la Asamblea de Extremadura, a la Asamblea de Madrid, a la Asamblea Regional de Murcia, al Parlamento de Navarra, al Parlamento de La Rioja, y a las Cortes Valencianas. Sólo Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco no celebrarán elecciones a sus parlamentos autonómicos este día.

En el Real Decreto 444/2007, de 2 de abril de 2007, se convocan elecciones para la constitución de las Asambleas de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En el Real Decreto 444/2007, de 2 de abril de 2007, se convocan elecciones municipales para cubrir los siguientes puestos:

1. Concejales de los municipios con población igual o superior a 100 residentes (salvo aquellos municipios que tengan adoptado el régimen de Concejo Abierto).
2. Alcaldes de los municipios de menos de 100 residentes (y de aquéllos que tengan adoptado el régimen de Concejo Abierto).
3. Alcaldes Pedáneos (u órgano unipersonal) de las entidades de ámbito territorial inferior al municipal.

El Real Decreto también recoge la elección de los diputados de las Diputaciones Provinciales de Régimen Común, que se realizará una vez celebradas las elecciones municipales mediante elección indirecta.

En el Real Decreto 444/2007, de 2 de abril de 2007, se convocan elecciones para cubrir los puestos de Consejeros de los Cabildos Insulares del Archipiélago Canario.

En el País Vasco se celebran el 27 de mayo elecciones municipales y a Juntas Generales en las tres provincias de la Comunidad Autónoma. El Gobierno Vasco informa de las encuestas públicas realizadas para estos comicios. Como en el caso de Navarra ciertos factores pueden alterar la intención de voto de los ciudadanos como son : la política antiterrorista y el "proceso de paz", el efecto "Zapatero", las coaliciones electorales o la posible presencia de la denominada "izquierda abertzale".

Etc. Fuente: Wikipedia.

Justamente porque deseo que estas elecciones tengan lugar sin eufemismos, es decir, llamando a las cosas por su nombre y no amañándolas, para disimular su verdad o transformarlas en mentira, repito en lenguaje paladino que tanto el terrorismo como la corrupción nos tienen bajo sus garras a la mayoría de los electores que vamos a ejercer nuestro derecho al voto el próximo 27 de mayo de 2007. Digo a la mayoría de los electores, porque la realidad estatal de la que todos nos beneficiamos está herida gravemente por ambas plagas, que tienen en común el poner en peligro de muerte nuestra existencia colectiva como unidad de solidaridad, superior a nuestras comunidades autónomas e inferior a la Unión Europea.

Por esta razón me ha parecido que la mejor manera de prepararnos para cumplir dignamente con nuestro deber y derecho de elegir a nuestros representantes políticos, es prestando atención a la lección de lenguaje veraz que nos dan Javier Urquizu, hijo de José María Urquizu Goyogana, asesinado por ETA; Cristina Cuesta, hija de Enrique Cuesta Jiménez, asesinado por ETA; y Cristian Matías, nieto de Manuel Albizu Idiáquez, asesinado por ETA.

Recordemos que, desde el punto de vista pragmático, el eufemismo es el mecanismo léxico-retórico fundamental utilizado por la llamada "corrección política", cuyo objetivo principal es el no herir susceptibilidades de ciertos oyentes, sea para no inquietar el conformismo de los inmovilistas o sea para mantener frenado el criminal afán destructivo de los terroristas y de su partidarios exaltados. Sin ser inherentemente dañino, puesto que puede servir a atenuar la violencia de ciertas revelaciones, graduando su manifestación, el eufemismo puede convertirse en un arma de doble filo, cuando es utilizado sistemáticamente para evitar expresiones duras o malsonantes, ya que con la excusa de renombrar ciertas realidades con términos menos duros o malsonantes que los convencionalmente utilizados, puede acabar convirtiéndose en una cortina de humo verbal que oculta, enmascara o incluso falsifica dichas realidades.

Eufemismo.(Del lat. euphemismus, y este del gr. euphemismós, derivado de eupheméo 'decir palabras de buen agüero').1. sust. m. Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante. DRAE.

1. Palabra o expresión suave que sustituye a otra que resulta malsonante, de mal gusto o contextualmente inadecuada: "invidente" es un eufemismo de "ciego", como "prostituta" lo es de "puta".

Sinónimos: Eufonismo, antífrasis.

Antónimos: Tabú, disfemismo.

[Retórica] Figura lógica también llamada eufonismo, que consiste en evitar una expresión demasiado cruda o realista sustituyéndola por otra más agradable. Por ejemplo, pasar a mejor vida por morir. (Véase también antífrasis y disfemismo), Enciclopedia Universal DVD © Micronet S.A. 1995-2002

-oOo-

Nuevo escenario, nuevo lenguaje (¡sin eufemismos!)
Por JAVIER URQUIZU, CRISTINA CUESTA Y CRISTIAN MATÍAS
(*)

EN este (relativamente) nuevo escenario que esperamos dé paso a un tiempo nuevo, desde Covite queremos aportar nuestro grano de arena para que esos nuevos tiempos sean, de verdad, mejores para todos... En este sentido, creemos que es fundamental llamar a las cosas por su nombre. Los eufemismos confunden y distorsionan la verdad, y sin la verdad, no vamos a ningún sitio... bueno. Desde la autoridad moral que nos da el saber muy bien de lo que hablamos (porque lo hemos vivido en toda su crudeza) y el haber llevado una trayectoria cívica intachable respetando siempre el Estado de Derecho, como víctimas del terrorismo queremos, de cara al bien común, hacer algunas aportaciones para un nuevo lenguaje claro y sin eufemismos:

No se dice «lucha armada»... Se dice «asesinatos de gente inocente e indefensa».

No se dice «conflicto entre vascos»... Se dice «cobarde exterminio de quien nos estorba».

No se dice «ekintza» [acción]... Se dice «asesinato fríamente calculado».

No se dice «kale borroka» [lucha callejera]... Se dice «vandalismo intolerable que pretende aterrorizar».

No se dice «normalización política»... Se dice «dejar de cometer aberraciones».

No se dice «radicales», pues ser radical es ir a la raíz de las cosas y por tanto algo eficaz, bueno y deseable... Se dice «neonazis».

No se dice «impuesto revolucionario»... Se dice «chantaje mafioso».

No se dice, o se piensa o se siente con complacencia y contemporizando, «son gudaris equivocados que simplemente hacen cosas feas que molestan estéticamente»... Se dice, y se piensa y se siente con indignación y determinación, que «son asesinos» o «terroristas».

No se dice «algo habrá hecho» [¡qué miseria y cobardía moral!]... Se dice «¡es indignante! Nadie tiene derecho a disponer de la vida ajena».

No se dice «nadie quiere más que nosotros a esta tierra» [¿cómo se atreven?]... Se dice «cualquier persona normal ama de un modo natural a su tierra (de nacimiento o de acogida, ¿qué más da?)».

No se dice «refugiado»... Se dice «delincuente huido».

No se dice «involuntariamente ausentes»... Se dice «cobardemente asesinados», siempre cobardemente, siempre por la espalda, siempre sin dar una oportunidad a la víctima.

No se dice «mesa de partidos extraparlamentaria»... Se dice «chanchullo para sacar ventajas inadmisibles».

No se dice «todos tendremos que ceder en algo» [¿es que estamos hablando de dos hermanitos a los que su madre regaña por alguna travesura infantil? ¿O acaso de vecinos de una comunidad que discuten sobre el color del que van a pintar la fachada de su edificio?]... Se dice «quien ha cometido horribles crímenes tendrá que responder por ellos ante la justicia».

No se emplean palabras bonitas como «paz», «generosidad», etcétera, de un modo genérico, hueco y demagógico. Las palabras se deben decir con un contenido concreto ajustado a una realidad concreta. Sólo ahí tienen su pleno y auténtico sentido.

No se dice alegremente «nosotros siempre hemos estado con las víctimas». A muchos podría crecerles la nariz más que a Pinocho. Como es natural, nosotros sabemos mejor que nadie quién ha estado a nuestro lado y quién no. Y lo diremos, para vergüenza de muchos, para que todos aprendan y nadie pase por lo que nosotros hemos tenido que pasar; para que no se repitan comportamientos innobles e indignos de quienes, teniendo que haber dado ejemplo a la hora de estar a nuestro lado, liderando la lucha moral y política contra la barbarie, han estado muy lejos de nosotros (ignorándonos) e incluso, a menudo, «contra» nosotros. Unas veces tomando medidas innecesariamente humillantes, crueles y ofensivas que nos han generado un dolor añadido; y otras, precisamente, dejando de tomar medidas eficaces y acordes con un elemental sentido de la decencia. Desde pequeños nos enseñaron que se ha de decir siempre la verdad.

La verdad es a veces, sí, muy dura, pero imprescindible para, asumiéndola, aprender y mejorar. Es tan dura, que hay quienes no la soportan. En ese sentido, el infierno existe y para algunos es simplemente un espejo en el que ver reflejada su propia miseria y falta de humanidad. No soportándolo, intentan distorsionar o maquillar la Historia con la mentira, con la negación de la realidad o con eufemismos (especialmente peligrosos y dañinos por la confusión que generan), que son los que han motivado este artículo. En lo que a las Víctimas del Terrorismo se refiere, no serán otros los que escriban nuestra historia falseándola. No lo permitiremos, por nuestro bien y por el de todos.

-oOo-

(*) Javier Urquizu es hijo de José María Urquizu Goyogana, asesinado por ETA; Cristina Cuesta es hija de Enrique Cuesta Jiménez, asesinado por ETA; y Cristian Matías es nieto de Manuel Albizu Idiáquez, asesinado por ETA. Escriben en representación del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite)


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 23 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930