Aeterna Christi Munera

Señor, salva al rey

12.02.19 | 05:55. Archivado en Romanticismo

¡Feliz martes! No estoy pidiendo por ningún monarca en especial aunque el texto de la obra de hoy sí fue escrito para uno concreto. Sin embargo, lo importante es la música y eso es lo que vamos a escuchar hoy: una composición de la buena que proviene de un maestro muy importante que no es demasiado conocido por este tipo de composiciones. Pero tenemos que escuchar de todo para que nuestro conocimiento musical se agrande y podamos disfrutar de cuantas más obras mejor.

El maestro de hoy es Franz Liszt (1811-1886), compositor húngaro nacido en la localidad austríaca de Raiding. Liszt es una figura excéntrica dentro de la música. Un virtuoso como nunca lo ha habido pero que causaba verdadero furor allí donde iba. En 1839 Liszt volvió a su Hungría natal tras dieciséis años de ausencia. Sus compatriotas estaban encantados de que el maestro volviese ya que su fama ya era internacional por lo que se dispusieron a recibirlo con todos los honores posibles. Liszt correspondió con eso y tocó una obra titulada «Grand Galop Chromatique», que por otra parte era una pieza que requería un gran virtuosismo al piano. En 1840 interpretó ante una abarrotada multitud el himno húngaro y lo que vino después solo puede calificarse de desmadre. Las autoridades regalaron a Liszt un sable con joyas incrustadas. La multitud solo quería agradecerle todo por lo que se organizó una cabalgata, con dos bandas tocando música, que eran muy difícil de ser oídas entre la multitud que jaleaba a semejante héroe nacional.

Hoy te traigo su motete Domine salvum fac regem S. 23, obra para coro y órgano. El texto era para alabar al rey Luis XIV pero poco a poco se impuso como texto solo; es el «Dios salve al rey» y de alguna forma parafrasea el salmo 21. Toda la audacia armónica de Liszt podemos apreciarla aquí, en una pieza con intervenciones solistas que crea momentos camerísticos junto con otros de marcada fuerza. Esta composición de 1853 pertenece al periodo de madurez del compositor, al que vemos que se movía como pez en el agua en cualquier tipo de música, desde la gran sinfónica a esta pequeña joya.

La partitura de la composición puedes conseguirla aquí.

La interpretación es del Conjunto Coral Masculino Honvéd con László Adrián Nagy al órgano.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728