Aeterna Christi Munera

Yendo de peregrinaje

11.02.19 | 05:43. Archivado en Renacimiento

¡Feliz lunes! Espero que esta semana que ahora comienza te vaya muy bien y disfrutes todo lo que puedas, hagas lo que hagas. La música es un elemento fundamental en nuestras vidas y siempre nos aporta algo para hacerla más llevadera. La composición de hoy está llena de optimismo (así la veo yo) y es una composición que podemos decir que es casi mítica porque es muy citada en todos los manuales como ejemplo de su género... Por algo su compositor era un verdadero maestro.

Se trata de William Byrd (1539/40-1623), compositor británico nacido en Londres. Su primer trabajo oficial fue para la catedral de Lincoln y allí también compuso una buena cantidad de obras. polifónicas y para teclado. Pero los puritanos de la localidad se quejaron sobre su forma de tocar el órgano, que excedía para lo que eran los gustos anglicanos. Se marchó a la Capilla Real y allí progresó como compositor, gracias a que a la reina Isabel I le encantaba la música. Trabajó como organista junto con Thomas Tallis y ambos se hicieron grandes amigos. A ambos la reina les concedió la patente para importar, imprimir y publicar música por lo que ellos fueron quienes dominaron la música inglesa en su época. Se arruinaron pero la reina salió algo en su ayuda. En 1583 se asoció a varios nobles católicos, lo que le trajo problemas. A partir de entonces se dedicó a componer composiciones religiosas, de contenido católico. Byrd fue un maestro muy prolífico y compuso también para conjuntos de violas («consort»), y sobre todo se sospecha que escribió muchas más obras de las que conocemos, ya que varios manuscritos con composiciones suyas se han perdido.

Una de sus obras más conocidas y míticas son sus Variaciones sobre Walsingham. Walsingham era un lugar de peregrinaje en Inglaterra que fue suprimido durante la Reforma, pero que fue muy popular. Había una melodía que cantaban los peregrinos y es la que sirve de base para esta serie de variaciones que compuso este maestro del teclado. La partitura se encuentra en el famoso «Fitzwilliam Virginal Book», una colección de diversas obras para teclado de compositores británicos. Estas veintidós variaciones fueron compuestas entre las décadas de 1570 o 1580 y nos muestran no solo a un virtuoso Byrd con respecto a la música para teclado sino también cómo sabiamente sabía incluir elementos vocales en una pieza instrumental.

La partitura de la obra puedes conseguirla aquí (página 295 del pdf).

La interpretación es de Gustav Leonhardt al clave.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728