Aeterna Christi Munera

Bach, corales BWV 692-693

20.01.19 | 05:43. Archivado en Barroco

¡Feliz domingo! Igual que el domingo pasado, he decidido agrupar hoy también dos corales sobre el mismo cantus firmus. Las dos obras son muy breves e, incluso juntas, nos saben a poco. A mí en realidad me sabe a poco todo lo de Bach, aunque sean sus obras grandes. Creo que me cuento entre muchos que escuchamos de un tirón la Pasión según San Mateo y nos quedamos con ganas de más porque siempre Bach nos abre el apetito. El bombón de hoy seguro que tiene ese efecto.

Un domingo más vamos a disfrutar de la obra de Johann Sebastian Bach (1685-1750), compositor alemán nacido en Eisenach. En algunos puestos de trabajo Bach las pasó canutas, como suele decirse. En Leipzig, esa gran ciudad y conservadora como ella sola, no se lo pusieron fácil. Era conocido como el «cantor» de la misma, es decir, el encargado de la música de sus cuatro grandes iglesias pero la ciudad no mostró demasiado entusiasmo con ello. En 1723, uno de los concejales de la cuidad afirmó: «el cantor no hace nada» y en 1730 fue llamado varias veces al orden y reprendido. Cuando murió, un periódico solo publicó lacónicamente: «un hombre anciano de 67 años, Johann S Bach, maestro de capilla y canto de la Escuela de Santo Tomás ha muerto», «sin coche fúnebre» Su viuda, Ana Magdalena, también sufrió la tacañería de la ciudad ya que reclamó en último salario del maestro para subsistir. Pero cuál fue su sorpresa que vio cómo se lo habían descontado de un pago por adelantado que le habían efectuado nada menos que veinticinco años antes, cuanto llegó a Leipzig. Sobran las palabras y falta la música.

Vamos a ello con los preludios corales «Ach Gott und Herr», BWV 692 y 693. Antes te diré que la autoría de estas obras por parte de Bach no está nada clara y parece ser que salieron de las manos de Johann Gottfried Walther, contemporáneo de Bach y primo suyo. Fue organista en Erfurt y luego en Weimar. El estilo, en cualquier caso, se parece al de Bach y escuchamos en ambos una melodía coral bastante adornada, sobre todo en el primero, solo para los teclados. En el segundo, el cantus firmus aparece en la voz de soprano y muestra un marcado y florido contrapunto.

Las partituras de ambas obras puedes descargarlas aquí: BWV 692 y BWV 693.

La versión es de Wolfgang Rübsam al órgano.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728