Aeterna Christi Munera

Espíritu Santo, ven

10.01.19 | 05:49. Archivado en Clasicismo

¡Feliz jueves! Nuestra semana, que empezó con Charles Ives va por medio de grandes nombres y hoy llegamos a uno que es cima y cumbre de la música. De vez en cuanto traigo su música porque espero que te pase como a mí: que me encanta cada vez más. Y la palabra encanta casi no está puesta al azar porque las composiciones de este maestro te van atrapando y enredando hasta que te ves emocionado hasta la médula. Como estos datos, casi está claro quién es...

Has acertado si te acordaste de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), compositor austríaco nacido en Salzburgo. Su vida está llena de anécdotas que tienen mucha relación con su carácter de genio. Por ejemplo, según la partitura de su concierto para piano n.º 26 (que te adelanto que no es lo que vamos a disfrutar hoy), se aprecia algo bastante incómodo: está llena de espacio en blanco porque muchas partes carecen de música, sobre todo del piano. Se debe a que Mozart esta un extraordinario improvisador por lo que, sabiendo que iba a interpretar él mismo, dejaba partes en blanco que se las inventaría sobre la marcha. Hay quien dice que hacía esto para ahorrar tiempo ya que, como he dicho, iba a estrenar la composición. Era tan capaz de todo que a veces solo hacía bosquejos que luego iría completando, como diría un inglés, «on the fly». También era una corriente más o menos mantenida en la época ya que había otros que también hacían lo mismo (no con su calidad, claro). Sin embargo, Mozart también destacaba porque allí donde otros daban indicaciones de qué hacer el salzburgués sencillamente dejaba el espacio en blanco.

Hoy vamos a disfrutar de su motete Veni Sancte Spiritus, K. 47. Se cree que fue compuesta entre 1768 y 1769 cuando el compositor contaba unos doce años. Está compuesto sobre la conocida secuencia de Pentecostés y que Mozart calificó de ofertorio, por tanto para ser usada litúrgicamente si bien quizá no en la propia fiesta de Pentecostés sino el alguna misa del Espíritu Santo. Está dividida en dos partes diferenciadas con un extenso aleluya. No tiene solistas sino que es el coro el que toma el protagonismo, a veces reducido a dos voces. Ya el genio de Mozart se ve aquí claramente aunque no sea una obra de madurez. Aún apreciamos en ella influencias de Leopold Mozart (su padre), Haydn o Eberlin.

La partitura de la composición puedes descargarla aquí.

La interpretación es del Collegium Instrumentale Brugense.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728