Aeterna Christi Munera

Lo creado por Prometeo

10.12.18 | 05:51. Archivado en Romanticismo

¡Feliz lunes! Para esta semana que da comienzo hoy vamos a disfrutar de una obra poco conocida (bastante poco) de uno de los grandes nombres de la Historia de la Música (uso las mayúsculas a propósito). Supongo que el nombre te habrá venido a la mente de entre una lista de pocos que tienen el privilegio de estar en ese olimpo. Además la obra es poco conocida pero con injusticia ya que desde los primeros compases te vas a dar cuenta de que tiene una calidad tremenda.

Se debe a Ludwig van Beethoven (1770-1827), compositor alemán nacido en Bonn. Si hay una obra famosa e icónica entre todas las de todos los compositores esa es la «Sinfonía n.º 5» de Beethoven. Pero el maestro compuso la sexta casi en paralelo a la quinta, terminando esa unos meses más tarde que esta. De hecho, ambas fueron estrenadas en el mismo concierto (22 de diciembre de 1808), están dedicadas a los mismos aristócratas (el conde Razumovsky y el príncipe Lobkowitz) y fueron impresas con números de opus consecutivos (67 y 68). Además, están temáticamente muy vinculadas muy a otra ya que mientras la quinta trata sobre el hombre que lucha contra su propio destino (venciendo), la sexta lo hace frente a la belleza de la naturaleza, la vida y la gratitud de ese hombre que ha conquistado su futuro. Como cualquier otro compositor, la mente de Beethoven no creaba obras aisladas sino que iba elaborando unas engarzadas con otra, quizá añadiendo a una lo que desechaba de otras. En este caso, ni que decir tiene que, casi como ningún otro compositor, esas obras le salían al maestro verdaderas joyas, cumbre casi inalcanzables.

Hoy, sin embargo, no te traigo ninguna de estas dos composiciones. He decidido optar por su ballet «Las Criaturas de Prometeo, op. 43». Fue compuesto en 1801 creado en colaboración con el coreógrafo Salvatore Viganò. Se trata del único ballet largo compuesto por el maestro. Fue un éxito rotundo pero poco a poco casi se ha ido olvidando y quedando como una curiosidad histórica. Destaca la sección final que luego fue retomada en su tercera sinfonia. Se basa en la fábula de Prometeo aunque no es nada fácil saber qué escenario era el que se usó y cómo de ambicioso era el encargo de la obra cuando se le pidió a Beethoven. Se conservan multitudes de borradores de las piezas y la obra en sí queda algo desdibujada porque no se conoce muy bien el sentido de la misma. A pesar de todo es una composición que se disfruta de cabo a rabo. Está dedicada a María Cristina de Lichnowsky, esposa de su benefactor, el príncipe Karl Lichnowsky.

La partitura de la composición puedes descargarla aquí.

La interpretación es de la Orquesta Filarmónica de Israel dirigida por Zubin Mehta.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 21 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031