Aeterna Christi Munera

Un poco de alegría

06.12.18 | 05:43. Archivado en Siglo XX

¡Feliz jueves! Coincidirás conmigo que un poco de alegría nunca viene mal, ¿no? La música está llena de ella y hoy te traigo un ejemplo. Y ello a pesar de que su compositor llevó una vida dura de persecución y silencio, pero a pesar de ello siempre le salía la vena optimista, a veces cargada de una bella irónica amargura. Se trata de uno de los grandes compositores del pasado siglo XX, de esos a los que siempre que acudimos a él nos deleitamos con su impresionante música.

Te hablo de Dmitri Shostakovich (1906-1975), compositor ruso nacido en San Petersburgo. Nos cuenta su hija que era un obsesionado con la limpieza y con el orden y puntualidad. Parece ser que tenía todos los relojes sincronizados y incluso se mandaba postales a sí mismo para comprobar que el servicio de correo funcionaba adecuadamente. Cuando se graduó en el conservatorio, con 19 años, compuso como obra final su primera sinfonía. El director Bruno Walter escuchó la composición e inmediatamente pidió que se le enviase la partitura. Parece ser que su carrera se convertiría en algo prometedor ya que el joven Shostakovich habría conseguido pronto este espectacular éxito. Sin embargo, más adelante compuso una ópera titulada «Lady Macbeth de Mtsenk». En 1936 fue criticada ferozmente por el diario «Pravda», donde se la calificó como «caos en vez de música». A partir de ahí el compositor cayó en desgracia y Stalin lo contó entre los enemigos del país en 1948. De ahí que su obra se hiciese cada vez más irónica, amarga e incluso a veces pesimista, pero otras llena de optimismo, siempre con algo de sombra a sus espaldas.

Disfrutemos de su Obertura festiva, op. 96. Surgió en la época posterior a la muerte de Stalin, periodo de libertad y cierto optimismo. Su estilo se hizo conservador y lleno de crítica a la música contemporáneo, y de todo ello salió esta obra en 1954. El objetivo era celebrar el 37.º aniversario de la Revolución Bolchevique y está llena de alegría y carente de pomposidad, como siendo la abertura a un nuevo mundo. Está llena de colorido y con unos temas que incluso son pegadizos, propios de la vena ligera de Shosta. El maestro sacó aquí toda esa alegría que tenía contenida en su interior y la expresó en una obra que suele interpretarse mucho. Desgraciadamente le duró poco ese optimismo porque en 1962 otra obra suya volvió a sufrir la mayor de las censuras.

La interpretación es de la Real Orquesta Filarmónica de Estocolmo dirigida por Yuri Temirkanov.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 15 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31