Aeterna Christi Munera

Andrés, servidor de Cristo

30.11.18 | 05:46. Archivado en Renacimiento

¡Feliz viernes! Ya estamos a las puertas del fin de semana, como suele decirse, y qué mejor que celebrarlo con buena música, ¿no? Resulta que hoy también la Iglesia celebra el día de san Andrés, uno de los doce apóstoles. Para terminar el mes de noviembre, vamos a disfrutar de música de un maestro (también francés, reconozco que me está quedando la semana muy francesa) que fue toda una institución en su tiempo y cuya música fue tomada como modelo para otras composiciones.

Me refiero a Thomas Crecquillon (c. 1505-1557), compositor franco-flamenco del que no se conoce bien su lugar de nacimiento. Era uno de los compositores líderes del norte de Europa en la generación posterior a la de Josquin. Sus chansons eran muy populares aunque un tanto inferiores a toda la producción de música religiosa. Parece ser que trabajó para Carlos V, responsable de la música para sus servicios religiosos. Fue beneficiario en Termonde, Béthune y Lovaina y canónigo en Namur. Sus primeras publicaciones estuvieron a cargo de Tielman Susato en 1544, y fueron chansons, de las nos legó unas doscientas. Su dominio de la polifonía era extraordinario y sus contemporáneos lo consideraban el mejor representante de la escuela entre Josquin y Lassus. En sus composiciones usa la imitación, de la que era un gran maestro. Su inventiva y la grandiosidad con que dotó a sus obras también son impresionantes. Casi nunca aparecen cromatismos o disonancia entre las voces, que siempre movía suavemente con una admirable técnica. Monteverdi lo clasificó entre los compositores de la «prima pratica», es decir, aquellos que elegían la polifonía como medio de expresión y en los que primaba la música frente a las palabras.

Hoy te traigo su motete Andreas Christi famulus, obra a ocho voces compuesta para los laudes del día de san Andrés. Se trata de una de las grandes composiciones de su tiempo y en la que vemos lo sólido que era el estilo de componer de Crecquillon. San Andrés era el patrón de la Orden del Toisón de Oro y para una reunión de ella compuso esta pieza el maestro den 1546; parece ser que la reunión tuvo lugar en Utrecht y a ella asistieron Francisco I de Francia, Carlos V de España y Enrique VIII de Inglaterra. Para destacar la importancia del santo Crecquillon le da al tenor, en la segunda parte de la obra, una parte con texto independiente. Todo esto no hace sino realzar la belleza de la obra, su polifonía y su tensión emocional, que casi explota al final y una alabanza llena de profundidad y sentido.

La partitura de la composición puedes descargarla aquí.

La interpretación es del Ensemble Charles Quint.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 23 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031