Aeterna Christi Munera

Líbranos

20.11.18 | 05:54. Archivado en Renacimiento

¡Feliz martes! Para el día de hoy, de este mes de noviembre, te traigo una música que siempre me parece impresionante, como casi toda la del maestro de hoy. Su polifonía, poderosa y especialísima donde las haya, siempre me maravilla y espero que también lo haga contigo. Curiosamente no es de los compositores más conocidos y ello es de lo más injusto. Siempre nos apegamos a tres o cuatro nombres y por ello nos perdemos grandes obras de grandes maestros.

Te hablo de John Sheppard (c. 1515-1558), compositor británico del que no se conoce su lugar de nacimiento. Hablando de grandes compositores, cuarenta años tras su muerte, Thomas Morley alababa la música de Sheppard. Parece ser que ya en tiempos del rey Eduardo VI compuso una misa en el estilo de John Taverner. En 1543 lo tenemos en el Magdalen College de Oxford trabajando como «Informator choristarum», es decir, como profesor de los niños del coro. Poco después de dejar Oxford se unió al coro de la Capilla Real que mantuvo hasta su muerte, pero no dejó su relación con la ciudad universitaria ya que allí obtuvo un doctorado en 1554. En 1557, con suficiente entidad como compositor, se presentó ante la reina María con un rollo de canciones para en año nuevo, algo que debió sorprender a la soberana, para la que terminó componiendo para sus funerales y para la coronación de Isabel I, o al menos, para encargarse de la música interpretada en las ceremonias. Se tenía en tanta estima que se permitió el lujo de indicar que, cuando muriese, fuese enterrado en la Abadía de Westminster.

Hoy te traigo su motete Libera nos, salva nos, compuesto para siete voces. Es una obra cuyo texto pertenece a la sexta antífona de los maitines del domingo de la Trinidad. Es una petición al Dios Uno y Trino para que nos dé la libertad, la redención y la absolución de los pecados, algo que permitió a Sheppard componer una polifonía totalmente asombrosa. Es muy posible que el maestro compusiese esta obra cuando trabajaba para el Magdalen College de Oxford. Una característica muy peculiar de la obra, bastante rara en Sheppard, es que sitúa el cantus firmus en el bajo. Ello hace que el cambio armónico se vaya haciendo con lentitud, con una estabilidad tonal que es impresionante, especialmente apreciable mientras las notas van progresando.

La partitura de la pieza puedes conseguirla aquí.

La interpretación es de The Sixteen dirigido por Harry Christophers.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 13 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31