Aeterna Christi Munera

Jesucristo, Hombre y Dios

15.11.18 | 05:53. Archivado en Renacimiento

¡Feliz jueves! Para esta confesión de fe, fundamental en el credo católico, te traigo música hoy. Te adelanto que es de uno de nuestros insignes compositores. Por cierto, ¿cuántos conoces? Seguro que si hicieses una lista estaría en ella Manuel de Falla, Tomás Luis de Victoria, Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero, Isaac Albéniz, Tomás Marco,... ¿Crees que se me olvida alguno? Pues en la lista sí echo en falta a uno, pero no porque se me ha olvidado sino porque ahora mismo te digo su nombre.

Me refiero a Antonio de Cabezón (1510-1566), compositor español nacido en la localidad burgalesa de Castrillo Mota de Judíos. Era también un insigne organista ciego de nacimiento que probablemente se educó en la catedral de Palencia con García de Baeza. En 1526 entró al servicio de Isabel la Católica y en 1538 fue nombrado músico de cámara de Carlos V. Luego se dedicó a la educación musical del príncipe Felipe y sus hermanas y acompañó a este (ya siendo rey) en sus viajes a Milán, Nápoles, Alemania, Holanda y a Gran Bretaña con motivo de los esponsales del rey con María Tudor. Es posible que allí conociese a Thomas Tallis. Era considerado el mejor intérprete de teclado de su tiempo y sus composiciones se enmarcan dentro de la más añeja tradición ibérica. La gran mayoría de sus obras fueron publicadas póstumamente por su hijo Hernando, en unos volúmenes que contienen unas 275 obras de su padre, a las que cariñosamente llamaba «migajas», sobre todo porque casi era un pálido reflejo del arte de su padre. En sus obras muestra una gran variedad de estilos y técnicas, sobre todo basadas en la variación, las glosas y la disminución.

A Cabezón pertenece el villancico Jesucristo Hombre y Dios. Se trata de una obra que en realidad está dirigida a la Virgen, a la que se le dice que mire a si hijo, que es hombre pero también Dios. Se trata de una obra a cuatro voces, muy favorita de los coros, pero que aquí vamos a escuchar en versión instrumental y vocal, muy al estilo de la época. Cabezón usa la imitación en alguna de las voces y también hace uso del movimiento paralelo en las mismas, con una polifonía sencilla y en la que podemos rastrear la presencia de la música para teclado en esta obra vocal.

La partitura de la composición puedes descargarla aquí.

La interpretación es del Janas Ensemble.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 10 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31