Aeterna Christi Munera

Como lirio entre espinos

14.07.18 | 07:00. Archivado en Renacimiento

¡Feliz sábado! Hace nada que estábamos empezando este mes de julio y ya estamos llegando casi a la mitad. ¡Cómo corre el tiempo! Si este pasa con música seguro que pasa hasta más rápido, pero más intenso. La de hoy viene de un maestro que es bastante poco conocido pero que quizá con el redescubrimiento de nuevos compositores poco a poco se le está dando su lugar. Alguna vez ha aparecido por aquí y siempre nos ha impresionado sus composiciones, como la de hoy.

Quien viene a estar con nosotros es Antoine Brumel (c. 1460-c. 1515), maestro franco-flamenco del que no se conoce con certeza su lugar de nacimiento. Es posible que fuese en Brunelles por lo que se constituiría así en el primer compositor franco-flamenco nacido en Francia. En 1483 aparece en Chartres como cantor y por su valía se le concedió un estipendio. En 1486 trabajó en Ginebra hasta que sus desavenencias con el cabildo hizo que cesase su actividad. En 1497 es canónigo de la catedral de Laon, lugar donde se hizo sacerdote. Casi a finales del siglo XV se encargó de la formación de los niños en Notre Dame de París. Posteriormente estuvo en varios puestos, incluso en Italia, siempre haciendo gala de su valía. Vivió un periodo de profundos cambios de estilo. Su música presenta líneas melódicas sensuales y con texturas armónicamente orientadas. El texto pasa de ser tratado silábicamente a tener un más profundo tratamiento. Al trasladarse a Italia, desarrolló un lenguaje que era resultado de la fusión entre las tradiciones contrapuntísticas del norte con elementos propios de la música italiana.

Hoy te presento su antífona Sicut lilium inter spinas, a cuatro voces. El texto es del Cantar de los Cantares lleno, por tanto, de sensualidad. Parece ser que no usó ninguna melodía preexistente. Se trata de su motete más breve pero en ese poco espacio Brumel construyó una verdadera gema. Comienza con una imitación a cuatro voces, con una bella melodía en «entre espinas», con ciertas disonancias. Luego presenta un fragmento homofónico para luego venir un momento más elaborado, con un contrapunto más intenso. Brumel repite algunas frases para demostrar la comparación desigual entre la Virgen y cualquier mujer, aunque nos muestra una visión vital y de una gran belleza las virtudes de María.

La partitura de la composición puedes descargarla aquí.

La interpretación es del conjunto Ars Poliphonica.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 16 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031