Aeterna Christi Munera

Bach, fantasía BWV 651

27.05.18 | 05:41. Archivado en Barroco

¡Feliz domingo! Para terminar esta semana de después de Pentecostés, en este domingo de la Santísima Trinidad, viene como anillo al dedo la obra que te traigo hoy, grandiosa y con esa sonoridad organística de Bach tan característica. Ciertamente siempre que escuchamos estos sonidos nos maravillamos porque son los que más representan a Bach. La obra de hoy seguro que satisfará tus expectativas. En realidad, toda la música de Bach siempre la satisface. ¡Vamos a ello!

Un domingo más viene a acompañarnos Johann Sebastian Bach (1685-1750), compositor alemán nacido en Eisenach. Bach mostró talentos especiales desde su nacimiento. Su padre, Johann Ambrosius, tenía un hermano gemelo llamado Johann Christoph. Eran tan iguales que incluso a sus respectivas esposas les costaba distinguirlos. Parece ser que incluso sus estilos musicales eran muy similares. Sin embargo, el nacimiento del joven Johann Sebastian proporcionó un truco para zanjar la cuestión. Resulta que se dieron cuenta que Johann Ambrosius era aquel de los dos a quien el niño llamaba «papá». Obviamente, a lo largo de la historia Bach también ha tenido una gran cantidad de compositores. El también compositor Arnold Bax dijo: «Todo los últimos movimientos de Bach son como el funcionamiento de una sierra eléctrica». En fin, cada uno es libre de pensar como quiera y de tener la opinión que quiera. Esa es la grandeza del arte: que cada uno lo aprecia de la forma que considera más oportuna.

Disfrutemos hoy de su Fantasía sobre «Komm, Heiliger Geist, Herre», BWV 651. El comienzo, lleno de fuerza, casi evoca el viento del Espíritu dado en Pentecostés. La melodía subyacente es usada por Bach en varias cantatas para Pentecostés, y podemos escucharla en el pedal, después de que una nota grave sostenida haya maravillado nuestros oídos. Aparece luego toda la melodía coral, que va reapareciendo en las voces agudas. La obra está llena de toda la turbulencia de las lenguas que hablaban los discípulos, que termina con un jubiloso aleluya final. El grandioso himno pascual queda aquí más realzado en esta increíble composición para órgano, con todo el estilo del que el maestro era capaz de ofrecernos.

La partitura de la composición puedes conseguirla aquí.

La interpretación es de Robert McCormick al órgano.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Carlos 29.05.18 | 17:51

    Prueba a ver: http://petrucci.mus.auth.gr/imglnks/usimg/f/ff/IMSLP494824-PMLP735919-E5677_1-7-Bach-18-liepzig-chorale-preludes.pdf
    Saludos bachianos

  • Comentario por Fittipaldi 28.05.18 | 11:50

    Pepe, gracias por seguir cada domingo presentándonos a J.S. Bach.
    Desgraciadamente el enlace que has puesto con "Komm, heiliger Geist" BWV 651 no funciona...

Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31