Aeterna Christi Munera

Bach, corales Schübler, BWV 645-650

20.05.18 | 05:54. Archivado en Barroco

¡Feliz domingo! Para este domingo de Pentecostés te traigo la que quizá es una de las obras más conocidas de Bach. Si bien la colección de seis composiciones que hoy vamos a disfrutar no sea del todo conocida como se merece, sí lo es la primera de ellas, que vas a reconocer nada más empiecen sus primeros compases. Justamente se ha establecido en nuestros cerebros como una obra memorable pero las otras también merecen serlo. Vamos a conocerlas y, sobre todo, a maravillar nuestros sentidos.

Un domingo más está con nosotros Johann Sebastian Bach (1685-1750), maestro alemán nacido en Eisenach. Merece la pena volver a recordar el periplo vital de Bach según las ciudades en las que vivió. Tras quedarse huérfano marchó con su hermano a Ohrdruf y ya ahí empezó a ganarse la vida como intérprete. Luego fue a Lüneburg donde continuó sus estudios. Allí los estudiantes tenían permiso para ganarse la vida por sí mismos. De ahí pasó a Weimar, luego a Arnstadt, posteriormente a Mühlhausen y luego regresó a Weimar por un tiempo mayor. De esta localidad pasó a Cöthen y de ahí terminó su recorrido en Leipzig, ciudad en la que pasó veintisiete años de su vida. Curiosamente fue el plan b de las autoridades de esta ciudad ya que originalmente le ofrecieron el puesto a Georg Philipp Telemann pero al rechazar este decidieron probar suerte con Bach (Telemann decidió marcharse a Hamburgo). En Leipzig le permitieron tener hasta cuatro sustitutos para llevar a cabo sus diversas obligaciones. Él los tomó para dedicarse de ello a la música, que le absorbía casi todo el tiempo.

Hoy vamos a disfrutar de sus Corales Schübler, BWV 645 a 650. En realidad son preludios corales, es decir, una especie de fantasía en la que la melodía coral era perfectamente reconocible. En la gran mayoría de los casos eran usados como introducción a los servicios religiosos de forma que la congregación escucharía en el órgano un coral que luego cantaría. Los de hoy fueron publicados por J. G. Schübler, de ahí su título. Las piezas están compuestas en forma de trío es decir: una voz en cada mano y otra en el pedal. Son los siguientes:

(1) Wachet auf, ruft uns die Stimme, BWV 645: en él la mano derecha ejecuta una melodía que se ha hecho famosa y es interpretada en casi todos los lugares y circunstancias. El coral está en la mano derecha.

(2) Wo soll ich fliehen hin (or) Auf meinen lieben Gott, BWV 646: no se sabe de qué modelo tomó Bach este coral. Las dos manos ejecutan una melodía en imitación mientras que el coral es presentado en el pedal.

(3) Wer nur den lieben Gott lässt walten, BWV 647: de nuevo disfrutamos de la melodía coral en el pedalero y las dos voces superiores ejecutan un arreglao de una cantata syua,

(4) Meine Seele erhebt den Herren, BWV 648: se trata del magníficat que aparece en la mano derecha mientras el pedal inicia una melodía cromática y doliente, a la que le sigue en imitación la izquierda.

(5) Ach bleib bei uns, Herr Jesu Christ, BWV 649: aquí el coral es tocado por la mano derecha tras una buena cantidad de compases de las otras dos voces, sobre todo con una endiablada melodía en semicorcheas de la mano izquierda.

(6) Kommst du nun, Jesu, vom Himmel herunter, BWV 650: de nuevo es el pedal el que presenta el coral y Bach construye una pieza en un bello ritmo de 9/8 que se asemeja al de una gigue, también necesitada de una extraordinaria técnica.

La partitura de la colección puedes conseguirla aquí.

La interpretación es de Helmuth Walcha al órgano de la Iglesia de Santiago de Lübeck.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Josefa Sudupe 20.05.18 | 16:41

    Quiero agradecerles de corazón todo... Estoy encantada de todo... no me había inscrito antes pensando que tendría que pagar. De modo que va siendo un hallazgo para mis pocos conocimentos en las redes. ¡Qué decir de la buena , buenísima música clásica que acabo de descubrir. Gracias de corazón ,prometo tenerles presentes en mis oraciones y mucho ánimo. Unidos en el mismo Espíritu que nos fortalece . Cordialmente Josefa

Lunes, 25 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930