Aeterna Christi Munera

La vara de Jesé ha florecido

24.02.18 | 07:01. Archivado en Romanticismo

¡Feliz sábado! Te deseo que el fin de semana que ahora empieza esté lleno de toda la felicidad posible. El compositor que te traigo hoy acude a nosotros de vez en cuando con su maravillosa música. Es cierto que cuando pensamos en él quizá no esperemos que sea capaz de componer pequeñas obras vocales ya que estamos acostumbrados a sus magnas sinfonías. Estas son como grandes catedrales pero, su música vocal es el tesoro más preciado dentro de ellas.

Ese visitando asiduo es Anton Bruckner (1824-1896), compositor austríaco nacido en Ansfelden. Aunque compuso una gran cantidad de música religiosa vocal es conocido por sus sinfonías: dos de tentativa, ocho completadas y la novena inconclusa. Sus primeros años de carrera profesional los dedicó a dirigir el coro de los monjes de Linz. Estudió composición y contrapunto por correspondencia y luego lo hizo oficialmente en el conservatorio de Viena. En 1865 tuvo la suerte de asistir al estreno de la ópera «Tristán e Isolda» de Wagner y desde entonces fue un devoto del alemán de forma que su música influyó en la del joven Bruckner, siendo sus grandes estructuras de inspiración wagneriana. Consiguió un puesto de profesor en el conservatorio donde estudió pero siempre su espíritu conservó un punto rústico que le daba chispa a su vida. Se cuenta la anécdota de que Bruckner estaba presente en un ensayo de su cuarta sinfonía a cargo de Hans Richter. Tras él, esperando el director que el maestro le felicitase, le dijo: «Anda, vaya y cómprese una cerveza».

Una de esas impresionantes obras corales es su motete Virga Jesse, WAB 52 (recuerda que WAB son las siglas de «Werkverzeichnis Anton Bruckner», es decir, «Catálogo de Anton Bruckner»). El maestro siempre tuvo en mente recuperar el canto gregoriano dentro de la polifonía, formando parte del llamado movimiento ceciliano. En 1885 compuso esta obra, con texto del profeta Isaías, y emparentando a Jesús con David. La obra es muy espectacular y está escrito en el estilo polifónico de Palestrina, aunque con momentos casi sinfónicos. Destaca en momento en que Brucker se enfrenta a las palabras «in se reconcilians imo sumis». La reconciliación la ve aquí el maestro como algo de extremos opuestos, tanto de tesituras como de dinámica. Termina bellamente el motete con una coda y unos aleluyas llenos de luminosidad..

La partitura de la pieza puedes descargarla aquí.

La interpretación es de Zürcher Sängerknaben.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 26 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca