Aeterna Christi Munera

Música para el Martes de Carnaval

13.02.18 | 05:57. Archivado en Romanticismo

¡Feliz martes! Tradicionalmente hoy es el día de carnaval ya que mañana, Miércoles de Ceniza, empieza la Cuaresma. Para poner broche de oro a este tiempo, y antes de adentrarnos en los rigores del tiempo de penitencia, con una obra impresionante, buenísima, de un compositor no menos bueno. Recurro a él de vez en cuando porque sus obras tienen un no sé qué que te dejan con un sabor en la boca de lo más delicioso. Puedo parecer cursi, pero escucha la de hoy... ¡y me cuentas!

Ese gran maestro es Antonín Dvorák (1841-1904), compositor checo nacido en Nelahozeves. Muchos son quienes lo ven como el heredero de Brahms (quien ayudó mucho al joven Dvorák a llegar lo que fue) y sin duda es el compositor checo más importante. Estudió órgano en Praga y trabajó como violinsta en diversos cafés de la ciudad. Mientras lo hacía ya estaba componiendo sus sinfonías y otras grandes obras. Precisamente Brahms consiguió que su editor, el famoso Simrock, publicase también las obras del checo. Esto estuvo sujeto a controversia pero terminó siendo una operación de lo más rentable. La reputación de Dvorák fue internacional en las décadas de 1880 y 1890. En sus últimos años compuso su famosa ópera «Rusalka», con elementos wagnerianos y que fue otro éxito. Fue profesor de la Universidad de Praga y, entre 1892 y 1895 director del Conservatorio Nacional de Música de América en Nueva York. Allí pudo escuchar las famosas melodías que inspiraron famosas obras como su también famosa «Sinfonía del Nuevo Mundo» o su «Cuarteto Americano».

Dvorák nos trae hoy su famosa Obertura Carnaval, op. 92. Fue compuesta en 1891, época de mucha actividad creativa por parte del maestro. Entre sus grandes sinfonías y las óperas Dvorák se las apañó para componer otras obras a modo de poema sinfónico o en forma de obertura. Una de ellas fue la de hoy, que forma parte de un tríptico titulado «Naturaleza, Vida y Amor». En este obertura predominan los elementos alegres y lleno de fuerza, que en algunos aspectos recuerda a la de la también famosa ópera «Carmen» de Bizet. Dvorák nos transmite energía desde el principio. Un andantino central nos lleva a un episodio tranquilo y en forma de nocturno en el que el maestro usa uno de sus instrumentos favoritos: el corno inglés, en este caso con un ostinato en vez de una melodía propia. La obra termina de la forma fogosa en que empezó, creando siempre un ambiente lleno de fiesta y de optimismo.

La partitura de la obra puedes descargarla aquí.

La interpretación es de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera dirigida por Rafael Kubelik.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 23 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031