Aeterna Christi Munera

Bach, fantasía BWV 573

14.01.18 | 05:50. Archivado en Barroco

¡Feliz domingo! ¡Qué bien! ¡Hoy otra vez disfrutaremos de la música de Bach! Será una obra breve pero llena de toda la fuerza al órgano del maestro de Leipzig. Yo creo (y, aunque suene presuntuoso, casi seguro que tengo razón) que posiblemente la música para órgano del maestro sea la más conocida. Por lo menos nos ha legado obras que se han convertido en grandes éxitos a lo largo de la historia. Pensemos en la famosa «Tocata y fuga en re menor, BWV 565». La de hoy es mucho más modesta pero también disfrutable.

De nuevo, vamos a conocer algún dato más de Johann Sebastian Bach (1685-1750), ese maestro alemán nacido en Leipzig. A Bach le encantaba viajar, por lo que a lo largo de su vida hizo varios desplazamientos, muchos de ellos artísticos. Por ejemplo, se desplazó a Mühlhausen por la inauguración de un órgano y en él interpretó su coral «Ein feste Burg», quizá incluso compuesto para la ocasión. Más o menos en 1713 fue a Cassel también para tocar el órgano. Cuando el príncipe lo escuchó tocar los pedales a solo con esa maestría característica, se quitó uno de sus anillo y se lo regaló a Bach. Fueron muchas las salidas que hizo el maestro para probar nuevos órganos o aconsejar sobre la construcción de los mismo; de hecho, era una de sus actividades favoritas. Podemos decir que la vida de Bach giraba alrededor del órgano mucho más de lo que pensamos. Es sabido que la última pieza en la que Bach estaba enfrascado antes de morir era, precisamente, para órgano. Se trata de su coral «Vor deinen Thron tret ich hiermit, BWV 668». Se cuenta que en el lecho de muerte, el maestro le dictaba las notas a su yerno Johann Christoph Altnikol.

Hoy tenemos una obra de muchísimas menos pretensiones. Se trata de la Fantasía en Do Mayor, BWV 573. Se trata de una obra que conocemos de forma fragmentaria y que se conserva en el «Cuadernos de Ana Magdalena Bach» de 1722. Hay dudas sobre si fue compuesta cuando Bach vivía en Cöthen o posteriormente en Leipzig. Es una obra muy bella de la que solo se conserva unos compases (concretamente 12) y llega el título original de «Fantasia pro Organo». Varios compositores han completado posteriormente la pieza, entre ellos Stockmeier o Keller, de quien escucharemos este trabajo final. Una pequeña maravilla, que nos deja con un buen saber de boca y preguntándonos cómo habría sido la composición si el maestro la hubiese terminado.

La partitura de la composición puedes conseguirla aquí.

La interpretación es de Christoph Korn al órgano Riegel de la Iglesia de santa Catalina de Fráncfort del Meno.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 17 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031