Aeterna Christi Munera

Salve, reina de los cielos

08.12.17 | 05:48. Archivado en Barroco

¡Feliz viernes! Hoy tenemos otro día festivo, en esta ocasión con contenido religioso. Como sabrás, hoy es la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen y por eso esta semana tenemos doble ración de música mariana (mañana habrá más). ¡Bien! La obra que te traigo hoy es de un maestro poco conocido que nos visita por primera vez. La obra, en cualquier caso, es soberbia, típicamente barroca, con esas sonoridades majestuosas a las que esta época musical nos tiene acostumbrados.

Te presento a Rupert Ignaz Mayr (1646-1712), compositor alemán nacido en Schärding. Era también un extraordinario violinista, lo cual se aprecia en sus composiciones, como la de hoy. Precisamente como violinista estaba trabajando en 1670 y, tras varios puestos terminó en la corte de Múnich en 1683. El príncipe elector apreció pronto su valía y talento y le envió a París a estudiar con Lully. A su vuelta ya era un gran compositor. En 1706 se trasladó a Freising y continuó escribiendo música religiosa y de cámara, así como pequeñas óperas. A pesar de todas las influencias, empezando por la francesa, la música de Mayr continuó siendo italiana e incluso aún permaneciendo en el siglo XVII en vez de mirando al XVIII. Kerll fue otro de los compositores que influyeron en sus obras, sobre todo en su música religiosa. En muchas de sus obras muestra una especial predilección por los cambios de ritmo, a los que saca el mayor partido. En cuanto a esas óperas que compuso, sobre todo para la escuela, vemos el paso de la influencia de Carissimi por ellas. Sin embargo, Mayr consiguió un estilo especialmente personal en su obra.

Mayr nos trae hoy su Ave Regina coelorum. Fue publicada en 1681 y está compuesta para alto, violín y bajo continuo. Que Mayr era un maestro del violín es algo evidente porque puedes ver cómo el papel protagonista de esta pieza lo ocupa dicho instrumento en vez de la voz humana. La pieza comienza con una extensa sinfonía en forma de preludio para violín y bajo continuo. Tras ella, la voz ocupa el primer lugar pero en imitación de los embellecimientos del violín. Ambos dialogan por no decir que compiten. Otro interludio a cargo del violín da paso a la siguiente estrofa de la antífona (la que empieza con «Gaude, Virgo gloriosa»). De nuevo la voz aparece imitando al instrumento. Termina la pieza con una especial alegría y emoción.

La interpretación es de Ida Aldrian (alto) y el Ensemble Castor.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 19 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031