Aeterna Christi Munera

América

05.12.17 | 06:00. Archivado en Contemporánea

¡Feliz martes! Para el día de hoy he decidido traerte otro fragmento muy popular de música, y puede que por el título lo reconozcas. Disfrutar de las obras muy conocidas también es aconsejable ya que podemos ahondar en ellas y descubrir detalles que quizá nos pasan desapercibidos. Te confesaré (y perdona muy momento personal) que a mí me ocurre así. La escucho una y otra vez y en este caso solo me ocurre una cosa: que me entran una ganas locas de ponerme a bailar.

Acertaste si pensaste que la música es de Leonard Bernstein (1918-1990), compositor, pianista y director de orquesta americano nacido en Lawrence. Utilizo aquí la cuarta de la palabra americana, que nuestra Real Academia la pone como sinónima de estadounidense; es que esto está relacionado con la obra de hoy. Bernstein es uno de esos magos del siglo XX que cambió por completo nuestra visión de la música. Como compositor, destacan sus musicales, sinfonías y sus obras para el cine, de una calidad especial. Es el primer director estadounidense que popularizó la música en las salas de conciertos llevándola hasta el estrellato, así como popularizándola, creando profunda impresión en la audiencia. Era un director dinámico y exuberante, lo que le llevó a sus detractores a calificarlo de exhibicionista. Desde mi punto de vista, casi todas (por no decir todas) las grabaciones de Bernstein son referenciales, algunas siendo las primeras. Acudir a él es una muestra de calidad y de buen hacer. Si, como en el caso de hoy, además dirige sus propias obras, las altas cotas de calidad las tenemos aseguradas.

Su obra más famosa es el musical West Side Story, estrenado en 1957 y con libreto de Stephen Sondheim. Su número más popular (con diferencia) es la canción America, que te ofrezco hoy. Está protagonizada por Anita, que alaba las bondades de Estados Unidos, y la inmigrante Rosalía, que hace lo propio con Puerto Rico. Bernstein compuso la obra en forma de una sucesión casi constante de dos compases: 6/8 y 3/4, en un ritmo que casi parece una habanera o una petenera (Bernstein colocó en la partitura «ritmo de huapango»). La composición tiene una fuerza y una alegría especial, llena de complejos ritmos que se entremezclan, percusiones afroamericanas e incluso la presencia de una guitarra española.

La interpretación es de Louise Eideken (mezzosoprano, Rosalía), Tatiana Troyanos, (mezzosoprano, Anita) y una orquesta dirigida por Leonard Bernstein.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 17 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031