Aeterna Christi Munera

Bellos sonidos del piano

24.11.17 | 05:57. Archivado en Romanticismo

¡Feliz viernes! ¡Otra semana que se va yendo y otro fin de semana que llega! ¡Aprovéchalo y disfrútalo! Eso es lo que vamos a hacer hoy: disfrutar con la increíble música que te propongo. Una verdadera maravilla es, y quizá las palabras se queden cortas. Y quien la compuso, como ahora verás, es uno de los grandes genios que nuestro mundo ha dado. De vez en cuando me gusta traerlo por aquí, principalmente para quedarnos boquiabiertos con su arte y la maravilla de sus notas.

Se trata, de quién si no, de Ludwig van Beethoven (1770-1827), maestro alemán nacido en Bonn. Además del fabuloso compositor que era y un pianista fuera de serie, también era un reputado director de orquesta. Esto dijo de él Louis Spohr: «A mi llegada a Viena inmediatamente pedí visitar a Beethoven. No lo encontré en casa y por ello dejé mi tarjeta. Más tarde lo encontré en un restaurante al que solía asistir con mi esposa cada día para cenar. Era muy locuaz, lo cual sorprendía porque solía ser taciturno. Sus maneras rudas e incluso repulsivas se debían a su sordera y también a su infundado miedo a la pobreza. Su forma de dirigir la orquesta era algo extraordinario. Solía dar los signos expresivos mediante los más excéntricos movimientos de su cuerpo. Cuando aparecía un sforzando desplegaba los brazos que antes había recogido sobre el pecho, con gran vehemencia. En un pasaje en piano casi se encogía, más cuanto más suave lo quería. Luego, al aparecer el crescendo, se incorporaba poco a poco. Justo antes del forte ya se había estirado. Para aumentar la potencia más a veces le daba un grito a la orquesta, sin ser consciente de ello».

Hoy no es precisamente música para orquesta de él lo que te traigo sino su Sonata para piano n.º 24 en Fa Sostenido Mayor, op. 78. Es la sucesora de la famosa «Appasionata», por la que Beethoven sentía un gran cariño. Esta de hoy lleva la dedicatoria de A Thérèse porque está dedicada a la condesa Teresa von Brunsvik. Se trata de una obra muy ligera en dos movimientos. Los primeros compases constituyen una serena introducción del allegro principal, que fluye con unos temas ondulantes, que se van rompiendo en temas más pequeños. El maestro los reconstruye en un tema con variaciones para terminar el movimiento de forma tranquila como empezó. El segundo movimiento es compacto, en forma de allegro, que tiene forma de rondó y con bellos contrastes de dinámicas así como de modos mayores y menores a la vez que salpimentados con una increíble textura.

La partitura de la pieza puedes descargarla aquí.

La interpretación es de Alfred Brendel al piano.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 14 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031