Aeterna Christi Munera

Bach, preludio y fuga BWV 545

20.08.17 | 06:34. Archivado en Barroco

¡Feliz domingo! ¡Ya estoy por aquí otra vez! Espero que vaya bien ese verano y lo estés aprovechando a tope porque ya le va quedando menos. Domingo igual a Johann Sebastian Bach. Esa ecuación, yo que soy matemático de profesión, me parece de una simplicidad asombrosa y de una facilidad de solución pasmosa. Más allá de juegos de palabras, vamos a escuchar una imponente música, breve pero de una concisión que nos apabulla, como suele ser norma en la música de Bach.

De nuevo nos encontramos con Johann Sebastian Bach (1685-1750), maestro alemán nacido en Eisenach. No tuvo, para nada, una niñez cómoda. La imagen de una familia feliz con padres e hijos debemos descartarla en este caso porque no fue así en absoluto. Es cierto que sus padres, Johann Ambrosius y Maria Elisabeth vivían en una cómoda casa de Eisenach. Ambrosius gozaba de cierta posición en la ciudad y era tenido en estima. El tío de Sebastian, Johann Christoph, fue el que le comenzó a enseñar los rudimentos del órgano mientras su padre lo hacía con el violín y el clave. Pero la tragedia sobrevino sobre el hogar ya que en poco tiempo murieron su hermano y sus padres. Así que el joven Sebastian junto con otro hermano, Johann Jakob, tuvieron que marcharse a Ohrdruf con su tío Johann Christoph también. Comienzos difíciles sin duda.

Disfrutemos hoy de su Preludio y fuga en Do Mayor, BWV 545. La obra la escribió en una versión primera en Weimar pero luego la reescribió en Leipzig. Las dos secciones se complementan como un guante, de forma perfecta. En el preludio parece que Bach quiere expandir la música a todo el registro del órgano, con una parte ascendente y otra descendente en semicorcheas. El pedal avanza incesante llevando la melodía. Este incluso llega a tener un fragmento a solo. La fuga está escrita en forma de alla breve, con una tetracordo a modo de sujeto Está llena de síncopas, que son la clave de este fragmento. La fuga va desarrollando poco a poco sujetos y contrasujetos de una forma que casi se interrelacionan muy fuertemente. Las texturas a veces son poderosas y otras sutiles. El sujeto de la fuga entra por última vez llevado a la pieza a un final de lo más rotundo.

La partitura de esta composición puedes descargarla aquí.

La interpretación es de Jos Maters al órgano Bosch/Schnitger de la Grote Kerk de Vollenhove.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Fittipaldi 20.08.17 | 18:10

    Tienes razón que “las dos secciones se complementan como el guante”: el motivo sobre el cual reposa el Preludio es el mismo que aparece (en disminución) en la Fuga. En fin, una música majestuosa, de una monumental sonoridad y expresión y tocada muy bien y con entusiasmo por el joven organista Jos Maters.

  • Comentario por Fittipaldi 20.08.17 | 18:08

    ¡Feliz domingo a ti, José! Yo también estuve lejos del teclado de ordenador unos cuantos días y con mucho gusto y alegría vuelvo a tu musical página en RD. Tanto más que hoy de nuevo podemos escuchar a J.S. Bach. Es verdad que “no tuvo una niñez cómoda”. Antes de su décimo cumpleaños quedó huérfano. Hay que decir que el ayuntamiento de Eisenach se portó muy mal con segunda esposa de Johann Ambrosius, señora Keul (madrastra de Bach) suspendiendo el pago del sueldo y negándola la pensión de viudedad lo que la obligó a deshacer la casa y regresar a Arnstadt… Parece ser que el Preludio y Fuga BWV 545 es la obra de J.S. Bach de la que más manuscritos y copias se han conservado. Es interesante y enriquecedor comparar estas versiones (una de ellas está en la tonalidad Sib Mayor y no en Do Mayor) y poder ver el camino de maduración compositiva del “viejo peluca”. La versión más antigua es de mano de un discípulo Kellner. Tienes razón que

Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930