Aeterna Christi Munera

Y para terminar con la festividad del Corpus...

11.06.12 | 06:44. Archivado en Siglo XX

No podía faltar la obra de hoy, que no es ningún canto polifónico ni religioso. Es más bien una recreación, una evocación de una fiesta del Corpus que quizá sea de las más importantes de España. Sin duda, el compositor se quedó prendado del colorido de la misma, y quiso hacer un retrato musical de la misma.

Más sobre música en twitter @aechmu.

Es posible que hayas adivinado que hablo de Isaac Albéniz (1860-1909), gerundense nacido en Camprodón. Destaca obviamente como compositor y como pianista. Fue niño prodigio del piano, dando su primer concierto con cinco años. Pronto sus habilidades como pianista fueron una fuente de ingresos para su familia. Su fama como concertista y compositor creció por toda Europa. Trabó amistad con d’Indy, Chausson, Charles Bordes, Dukas y Fauré.

Una de las obras más conocidas de Albéniz es su Suite Iberia para piano, que fue compuesta entre 1905 y 1909. Como puede intuirse por su título, se trata de un recorrido por tierras españolas, sobre todo centrándose en escenas andaluzas. Está considerada como una obra cumbre de la literatura pianística. El propio Olivier Messiaen dijo de ella: Es la maravilla del piano, quizá ocupa el más alto lugar entre las más brillantes muestras del instrumento rey por excelencia. Con semejantes mimbres no es raro que entre la suite puedan encontrarse verdaderas joyas. Se divide en cuatro cuadernos cada uno con tres piezas.

Hoy te traigo la tercera del primer cuaderno titulada El Corpus en Sevilla. La obra comienza con una imitación de los redobles de tambor para luego tomar el protagonismo la canción popular La tarara. A pesar del ambiente calmo y sosegado de la pieza, no deja de describir eficientemente el ambiente festivo de la misma (que solo puede apreciar quien verdaderamente haya estado el Sevilla el jueves del Corpus). En la pieza incluso aparece una saeta, expresión popular del canto religioso andaluz. La pieza es de una complejidad escalofriante, llena de matices y cuestiones técnicas para el pianista. Incluso en algunos pasajes la complejidad en estado sumo lleva a Albéniz a escribir la música usando tres pentagramas.

Aquí la tienes interpretada magistralmente al piano por Alicia de Larrocha.



Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 23 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Abril 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930