Acción-formación social y ética

Ecología, ciencias y antropología: paradigmas en la ética con la espiritualidad

04.07.17 | 17:30. Archivado en Iglesia, Doctrina social de la Iglesia, Ética

En la actualidad, se están renovando la formación ética y social con la actualización o profundización de realidades como la ecología, las nuevas ciencias y los horizontes de la antropología. Como muy bien muestra el Papa Francisco, con su encíclica “Laudato si” (LS) y se está estudiando e investigando, con diversas publicaciones o seminarios en el ámbito de la sociedad e iglesia. He tenido la posibilidad de presentar algunas de estas cuestiones y claves en la Universidad Politécnica Salesiana (Cuenca, Ecuador), con la ponencia de apertura que he impartido en las III Jornada de Reflexión Salesiana. Lo que agradezco en el alma a la querida familia salesiana y organización de dichas Jornadas, a la Pastoral Universitaria a través del Área Razón y Fe. A continuación, quiero presentar dichas cuestiones y claves.

Como podemos observar y estudiar, los nuevos paradigmas científicos en la física y mecánica y nuevas disciplinas como las ambientales, ecológicas o las neurociencias nos van mostrando unas renovadas cosmovisiones con las que conocer, comprender y transformar la realidad. En donde las diversas realidades. con sus distintas dimensiones, están int-relacionadas e interaccionado mutuamente de forma cooperativa y solidaria (cf. LS 138-155). La realidad personal, social, histórica y ecológica se co-relacionan en la colaboración y solidaridad, manifestando así un desarrollo y ecología solidaria e integral.

Las personas contemplan la realidad de forma sentiente y afectiva, con el pathos (pasión) y afectos del corazón, en una razón y ética cordial por la que se asume la realidad, el bien o el sufrimiento, mal e injusticia y ejercen una praxis transformadora sobre esta realidad. El espacio y el tiempo con las cosas o realidades se encuentran en respectividad, con el tiempo (respectivo) de las cosas y de lo real que cualifican a esta temporalidad o dinamismo que es, de suyo, de la realidad que da de sí en sus capacidades y posibilidades. La realidad muestra su diversidad de dimensiones o aspectos con su co-respectividad y unidad estructural. En este sentido, se nos presenta una antropología integral que abarca e inter-relacionan las diversas e inherentes dimensiones de la realidad humana como son la personal, moral, cultural, comunitaria, social, política, económica, histórica, ecológica y espiritual.

Tenemos así una ética del cuidado y desarrollo personal con una ecología (inteligencia) mental que busca establecer unos pensamientos, emociones y sentimientos positivos, humanizadores y liberadores de toda patología, mal e injusticia. Con una conciencia crítica, humana y moral que busca la verdad, el bien y la justicia. Lo que se o-relaciona con el cuidado, desarrollo y ecología (inteligencia) espiritual que se abre a la trascendencia, a la mística en la experiencia y comunión con el todo, con los otros y el Otro, con Dios mismo. Por tanto, esta ecología mental y espiritual se va realizando en la ética del cuidado y desarrollo humano con la ecología social, en las relaciones y justicia social-global con los otros, con los pobres de la tierra; en una justicia y ecología ambiental que cuida el desarrollo sostenible del hábitat natural con el respeto a la naturaleza, a esa casa común que es nuestro Planeta Tierra.

Desde lo anterior, se nos presenta una ecología y bioética global. Con el cuidado de toda la vida del planeta y de todas las personas en todas sus fases (cf. LS 91, 119-120), desde el inicio en la concepción-fecundación hasta la muerte, o dimensiones constitutivas como la biológica, corporal, económica, política, social, cultura, ambiental y espiritual. Tenemos así una ecología y antropología integral que, por una parte, no cae en un antropocentrismo que desprecia a la naturaleza y que solo la considera una materia a dominar o a explotar sin respetarla ni cuidarla. Y, por otra, evita un biocentrismo que le quita al ser humano su especial valor y ser singular con respecto al medioambiente que no se puede divinizar (cf. LS 89-90; 118-19). En esta línea, hay que reconocer la ecología (naturaleza) humana en el regalo de las culturas, con el don de la diversidad y complementariedad sexual-corporal de un hombre con una mujer abierto a la vida con el matrimonio, familia e hijos (LS 155; AL 56, 72, 285). Una ecología femenina que cuida de la vida en todas estas fases y dimensiones con la sagrada e inviolable dignidad, igualdad y protagonismo de la mujer en todos los ámbitos de la vida y sociedad-mundo.

En la línea de lo que venimos exponiendo, vemos pues que la ecología y la antropología integral, con la naturaleza u orden y dinamismo del ser humano (cf. LS 221), sostienen los derechos humanos con sus sucesivas generaciones y ámbitos. La persona es por naturaleza un ser libre que se realiza en los derechos civiles-políticos, asociados al valor de la libertad. Con la participación y gestión democrática de todo ser humano como sujeto protagonista de la sociedad/mundo, en la responsabilidad y compromiso por el bien común (cf. LS 156-158), en la capacitación y posibilidades del dinamismo de lo real, de transformación y trascendencia de la realidad. Para la ecología integral es clave esta democracia real al servicio de bien común, que se lleva a cabo por ese amor civil y caridad política que es esencial para la ética, la fe y la espiritualidad (cf. LS 230-232). Es la caridad política que promueve la civilización del amor, el bien más universal y la justicia cosmopolita con los pobres de la tierra, que va a las raíces y causas de los males e injusticias. Con la transformación de las estructuras sociales de pecado, los sistemas políticos y económicos injustos, los mecanismos comerciales y financieros perversos.

De esta forma, por la inherente naturaleza sociable del ser humano, es constitutivo de la ecología integral los derechos sociales y económicos que llevan a la realidad el valor indispensable de la justicia social e internacional. Con el principio ético-social fundamental del destino universal de los bienes, la justa distribución de los recursos, que está por encima del derecho secundario de propiedad (cf. LS 93-95). La propiedad sólo es moralmente legitima si cumple con su intrínseca dimensión social, en el reparto con equidad de los bienes. En estos derechos y justicia social, que constituyen la ecología integral, es clave el valor del trabajo, la vida-dignidad del trabajador y de cada persona, que está por encima del capital, del beneficio y la ganancia (cf. LS 124-129). La dignidad y los derechos del trabajador, un trabajo decente con unas condiciones laborales humanizadoras- como es el criterio moral básico de un salario justo-, siempre tienen la prioridad sobre el capital y mercado que, como falsos dioses e ídolos, sacrifican la vida.

Se van efectuando así los derechos de los pueblos como es el desarrollo humano, la paz e interculturalidad y la ecología integral. Con un comercio justo y una banca ética. Un sistema comercial y financiero moral con equidad que promueve la economía real, con la ética-política que controle el mercado al servicio del bien común, sirviendo a la vida y necesidades reales de las personas, de los pueblos y de los pobres (cf. LS 189-19). Todo lo anterior supone ineludiblemente una vida austera, sobria, en el decrecimiento y pobreza solidaria con la comunión de vida, de bienes y de justicia con los pobres (cf. LS 222-225); frente a los ídolos de la riqueza-ser rico y del poder, a la idolatría del poseer, consumir y tener por encima del ser solidario. Es la conversión ecológica integral en esta vida austera, sobria y de crecimiento hacia abajo, con la pobreza solidaria en la opción por la justicia con los pobres que nos libera de estos ídolos de la riqueza-ser rico, del poder o de la tecnocracia. Y, por tanto, nos lleva a la paz y la felicidad, al sentido y realización humana, moral y espiritual; frente la globalización de la indiferencia y cultura del descarte, la idolatría de la competitividad, de la guerra y de la violencia.

Sin esta conversión y espiritualidad ecológica no habrá paz ni justicia verdadera. La santidad ecológica, moral y espiritual, como nos testimonian los santos como por ejemplo San Francisco e Ignacio Loyola o Don Bosco, es el camino hacia otro mundo posible en esta vida fraterna, pobre y compasiva en la misericordia con el grito (clamor) de los pobres y de la tierra. Es la fraternidad y pobreza solidaria en la comunión con Dios, con los pobres y con el planeta en un compromiso por la justicia social, global y ecológica; en el cuidado y acogida del don de la vida humana, cósmica, plena y eterna con el Dios de la vida, del universo e historia.

Para ir concluyendo, desde todo lo anterior, se nos manifiesta una espiritualidad desde una antropología y ecología integral con la ética, principios y valores morales. Tal como nos enseña el pensamiento social de la iglesia, transmitido por la LS, y como fue anticipado de forma pionera por Don Bosco, auténtico maestro y testigo de esta sabiduría ecológica global. Una antropología y ecología con la ética del cuidado de la vida y de la justicia en todas sus dimensiones: personal, psicológica, ética, social, ambiental y espiritual. Con unas relaciones fraternas, solidarias y justa con los otros, con los pobres, con esa casa común que es el planeta y con el Dios de la vida revelado en Jesucristo.

Es el humanismo cristiano que promueve el conocimiento de lo real y el desarrollo solidario e integral. Ser honrado con la realidad en el clamor de los pobres y de la tierra que impulsa esta ecología integral con el amor civil, caridad política y justicia socio-ambiental para transformar la realidad con su cultura, relaciones humanas y estructuras sociales. En los principios del bien común, el destino universal de los bienes y la dignidad del trabajo. Con un estilo de vida sobrio, solidario y sostenible con la pobreza evangélica como iglesia pobre con los pobres. La educación y espiritualidad estética con la oración-contemplación de la belleza de Dios en la creación, como se significa en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía. Enraizada en el Dios Trinitario, entraña y modelo de estas relaciones fraternas como testimonian María, San José y los santos como el querido Don Bosco.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 25 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930