Acción-formación social y ética

La apuesta del Papa Francisco al mejor postor, la crediblidad del Evangelio e Iglesia

20.03.17 | 18:06. Archivado en Iglesia, Ética

Actualmente, desde diversos frentes e ideologizaciones, integrismos y supuestos “progresismos”, se intensifican las descalificaciones y ataques, irracionales e indiscriminados, al Papa Francisco. Se juzga y condena al Papa de forma sesgada, con poca ética y escaso Evangelio, con una insuficiencia cultural y formativa. Atrapando a Francisco en los moldes cerrados de las ideologizaciones y sectarismos de todo tipo. Lo cual impide ver la verdad, bien y belleza de su mensaje y testimonio, la profundidad de la enseñanza y del testigo de la fe que es el Papa Francisco. Los Papas, como los seres humanos que son, tienen sus límites y carencias, sus luces y sus sombras…Ellos mismos con la iglesia, como constantemente está haciendo Francisco, reconocen su fragilidad y condición limitada. Piden perdón por sus errores y tratan de seguir el camino de conversión (cambio) de vida, en la fidelidad al Evangelio, a la ética y a una vida honrada. Más, en los Papas y la iglesia reluce la gracia, la santidad y el amor de Dios, el Evangelio de la fraternidad solidaria, de la paz y de la justicia con los pobres de la tierra.

>> Sigue...


Sabiduría y santidad de Mons. Romero con Francisco: caridad política-doctor moral

13.03.17 | 18:57. Archivado en Iglesia, Ética

Estamos en el cuarto aniversario del Ministerio Petrino del Papa Francisco. Uno de cuyos frutos, entre otros, ha sido la beatificación de Mons. Romero que abrió Juan Pablo II y se espera que, pronto, sea canonizado por el Papa este mártir salvadoreño. En este sentido, en el ámbito de la iglesia, se está proponiendo y discerniendo la sabiduría de Mons. Romero para que alcance igualmente su proclamación como Doctor de la Iglesia. Sería más que apropiado que se declarase a Mons. Romero como Santo y Doctor de la iglesia ya que, creemos, es todo un modelo de santidad y sabiduría de la fe e iglesia. Muy actual y vivo para la entraña de la tradición-enseñanza católica, tal como nos han trasmitido en nuestra época los Papas como Francisco. Ya en vida, a Mons. Romero se le reconoció esta sabiduría y cultura, otorgándole "dos doctorados honoris causa" por Universidades relevantes como la de Lovaina. Su Discurso al recibir dicho doctorado honoris causa, “La dimensión política de la fe desde la opción por los pobres”, está considerado como el testamento teológico y sociopolítico de Mons. Romero. Cuando murió, se le concedieron algunos más por otras Universidades del Salvador. Recordamos aquí otro testimonio y mártir como es el jesuita R. Grande, también en proceso de beatificación, que tanto marcó a Mons. Romero y del que se celebra el 40 aniversario de su martirio.

>> Sigue...


Ciencia, filosofía y género

08.03.17 | 00:42. Archivado en Doctrina social de la Iglesia, Ética

En la actualidad, se suceden los debates sobre la cuestión compleja y delicada del género en donde, en muchas ocasiones, se cae en la descalificación del otro e incluso en el insulto o violencia. Trataremos de acercarnos a dicha cuestión con respeto, liberándonos de toda ideologización, respetando al otro, a toda persona de cualquier condición u opinión, pensando en el bien de las personas, en especial de los menores. Y de esta forma, a la misma vez, ir exponiendo lo que nos va mostrando la ciencia y el pensamiento como la es filosofía, la cultura en general. Empezaremos diciendo que no existe una orientación biológica, genética u hormonal innata, una especia de gen que, como veremos, lleve a diversas tendencias sexuales como son las distintas a la inherente constitución la persona, en su diversidad y complementariedad entre hombre y mujer.

>> Sigue...


La Iglesia y el pueblo canario

03.03.17 | 05:31. Archivado en Iglesia, Doctrina social de la Iglesia

Quien conozca e investigué la historia y cultura del pueblo canario, podrá comprobar que, desde sus primeros pobladores- los conocidos como aborígenes canarios-, nos manifestaron la realidad que estudia la filosofía y las ciencias de las religiones. Esto es, la experiencia de búsqueda y apertura a la trascendencia, la espiritualidad del encuentro con Dios y una vida plena, eterna. La fe cristiana e iglesia católica realiza este encuentro con dicha experiencia de Dios, revelada en el Evangelio (Buena Noticia) de Jesús de Nazaret, y se va desarrollando a lo largo de la historia de Canarias. La primera Iglesia Canaria, con sus Obispos, promovieron una transmisión de la fe con un desarrollo humano e integral. La Iglesia sirve a esta misión con la promoción de la fe, espiritualidad y de la persona en todas sus dimensiones, con la defensa de la vida y dignidad de los canarios, con el compromiso por la paz y la justicia liberadora. Efectivamente, frente a la dominación e injusticia que padecían estos primeros nativos canarios, la iglesia con sus Obispos y Papas promovieron su dignidad, derechos y liberación integral, por ejemplo, de la lacra de la esclavitud.

>> Sigue...


Economía, terrorismo y fe con Francisco: para vivir la Cuaresma

28.02.17 | 04:40. Archivado en Doctrina social de la Iglesia, Ética

Nos adentramos en la Cuaresma y, en este tiempo, la Palabra de Dios con el Evangelio, como nos muestra el Papa Francisco, nos da las claves del sentido y vivencia de la fe. El Papa Francisco nos enseña, en su mensaje de cuaresma para este año, que “el apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos. El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. EG 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz… El Evangelio condena con tanta claridad el amor al dinero: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24)”.

>> Sigue...


Justicia y movimientos populares con el Papa Francisco, signo de los tiempos

20.02.17 | 03:57. Archivado en Iglesia, Doctrina social de la Iglesia

Otro profundo mensaje del Papa Francisco a los movimientos populares (MP), esta vez reunidos en California, que expresa muy bien el significado de la justicia social, cuyo Día Mundial celebramos este 20 de Febrero. En dicho mensaje a estos MP, exclamó el Papa: “¡me alegra tanto verlos trabajar juntos por la justicia social!”; y anima y fortalece a dichos MP, “a cada uno de ustedes, a sus organizaciones y a todos los que luchan por las tres T: “tierra, techo y trabajo”.

>> Sigue...


Globalización, exclusión y teología iberoamericana

14.02.17 | 05:04. Archivado en Iglesia, Doctrina social de la Iglesia

Se ha llevado a cabo el Primer Encuentro Iberoamericano de Teología, “el presente y el futuro de una teología iberoamericana inculturada en tiempos de globalización, interculturalidad y exclusión”. Organizado para analizar, como estos temas de actualidad, se ven dentro del Magisterio del Papa Francisco y que tuvo lugar en el Boston Collegue de Estados Unidos, Universidad de los Jesuitas. En dicho encuentro, participaron autores y teólogos de reconocida relevancia como el dominico Fr. Gustavo Gutiérrez, considerado como el padre de esta teología liberadora. Los argentinos Carlos María Galli y Juan Carlos Scannone, jesuita que fuera formador del Papa, o Rafael Luciani, teólogo venezolano y organizador del evento, todos ellos conocedores en profundidad del pensamiento del Papa Francisco. A partir de las cuestiones tratadas en este importante evento, a la luz de la realidad actual, social e histórica, trataremos de exponer una serie de claves y apuntes para la fe, la teología y la historia en que nos encontramos como es acogida y enseñada por la iglesia.

>> Sigue...


Género y mujer desde la antropología en diálogo con la fe

08.02.17 | 16:28. Archivado en Iglesia, Religiones

Nos adentramos, como se titula este artículo, en una cuestión muy actual, debatida y compleja pero no menos importante y significativa, en especial para la fe. Ya que, en el fondo de estas cuestiones, late una concepción antropológica, la compresión de la persona, el significado e identidad del ser humano. En diferentes cosmovisiones antropológicas y espirituales, tales como las religiones monoteístas (judaísmo cristianismo o islam), movimiento obrero, indígenas etc. se nos presenta al ser humano desde la igualdad, complementariedad y diversidad entre un hombre y una mujer (cf. Gen 1-2). De esta forma, el ser humano y su cuerpo, en su constitución y diversidad masculina-femenina, tiene una dignidad e igualdad inviolable, sagrada ya que es imagen y semejanza de Dios.

>> Sigue...


Comunión, diálogo y ética en la iglesia con el mundo

31.01.17 | 00:32. Archivado en Iglesia, Ética

Como analizan los estudios y la simple observación de la realidad, vivimos tiempos de conflictos, disputas e incomprensiones, de exclusiones e integrismos o sectarismos de diferente signo y condición. Tanto dentro de las iglesias, por ejemplo en la iglesia católica, como fuera de ellas, de las iglesias con el mundo y en la humanidad en general. Parece que, como nos enseña la fe e iglesia, no somos capaces de un diálogo crítico, sincero y fraterno en donde, sin renunciar a las propias convicciones y a lo verdadero (bueno-justo), acojamos e integremos la verdad, bondad y belleza del otro. De lo que se sigue, pues, esta mutua descalificación y negación del otro, de los otros y grupos o comunidades que no sean “las mías”. Está cerrazón y negación, llevada al extremo, origina las rupturas, divisiones y separaciones con los otros como ha ocurrido en el seno de las religiones e iglesias, por ejemplo como (caso reciente) los lefebvristas u otros grupos cerrados e integristas como las sectas.

>> Sigue...


Lo significativo de la teología de la liberación y la iglesia

25.01.17 | 00:05. Archivado en Iglesia, Doctrina social de la Iglesia

En una reciente entrevista, el Papa Francisco afirma que la teología de la liberación (TL), desarrollada en América Latina u otros lugares del sur empobrecido, es “una cosa positiva…La teología de la liberación tuvo aspectos positivos y también tuvo desviaciones”. Una valoración clara y precisa de esta teología, tal como la realizada hasta ahora por la iglesia. Por ejemplo, los Obispos Españoles publicaron un memorable e imprescindible documento, "La iglesia y los Pobres" (IP), donde se recoge y profundiza las claves de las enseñanzas más valiosas de la TL. Y afirmaban "en este sentido, la teología de la liberación ha sido en la Iglesia del post-concilio un grito profético en favor de la liberación de tantos oprimidos por el peso de las estructuras políticas, culturales, sociales y económicas. El Papa ha invitado a realizar un discernimiento de dicha teología para mejorarla, potenciando sus valores y corrigiendo sus posibles defectos, que pueden darse y se dan como en toda obra humana" (IP 143).

>> Sigue...


Ecumenismo, fe y testimonio ético

18.01.17 | 17:24. Archivado en Iglesia, Ética

Estamos celebrando en la Iglesia la Semana de la Unidad de los cristianos, un acontecimiento muy importante para la fe, ya que el ecumenismo es parte irrenunciable e imprescindible de la misión de la iglesia. Como nos enseña el Vaticano II y transmite el Papa San Juan Pablo II, “la llamada a la unidad de los cristianos, que el Concilio Ecuménico Vaticano II ha renovado con tan vehemente anhelo, resuena con fuerza cada vez mayor en el corazón de los creyentes…Cristo llama a todos sus discípulos a la unidad… Con el Concilio Vaticano II la Iglesia católica se ha comprometido de modo irreversible a recorrer el camino de la acción ecuménica…La Iglesia católica asume con esperanza la acción ecuménica como un imperativo de la conciencia cristiana iluminada por la fe y guiada por la caridad… Jesús mismo antes de su Pasión rogó para «que todos sean uno» (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra” (cf. UUS 1-9).

>> Sigue...


Pobres, fe encarnada y liberación integral

11.01.17 | 04:57. Archivado en Iglesia, Doctrina social de la Iglesia

“Cristo Señor ha indicado estos caminos sobre todo cuando —como enseña el Concilio— «mediante la encarnación el Hijo de Dios se ha unido en cierto modo a todo hombre» (GS 22)…El hombre en la plena verdad de su existencia, de su ser personal y a la vez de su ser comunitario y social —en el ámbito de la propia familia, en el ámbito de la sociedad y de contextos tan diversos, en el ámbito de la propia nación, o pueblo (y posiblemente sólo aún del clan o tribu), en el ámbito de toda la humanidad— este hombre es el primer camino que la Iglesia debe recorrer en el cumplimiento de su misión, él es el camino primero y fundamental de la Iglesia, camino trazado por Cristo mismo, vía que inmutablemente conduce a través del misterio de la Encarnación y de la Redención” (RH 13-4). Este texto memorable de San Juan Pablo II que se encuentra en su primera y “programática” encíclica, en donde sigue la orientación conciliar del Vaticano II, nos manifiesta el sentido de la fe católica. La Encarnación de Dios en Jesús de Nazaret que asume toda la realidad, personal, social e histórica del ser humano para traer la salvación y liberación integral de Reino de Dios con su justicia con los pobres.

Nos sigue enseñando el Papa Santo, en su importante encíclica sobre la misión, que “el Reino está destinado a todos los hombres, dado que todos son llamados a ser sus miembros. Para subrayar este aspecto, Jesús se ha acercado sobre todo a aquellos que estaban al margen de la sociedad, dándoles su preferencia, cuando anuncia la «Buena Nueva ». Al comienzo de su ministerio proclama que ha sido «enviado a anunciar a los pobres la Buena Nueva» (Lc 4, 18). A todas las víctimas del rechazo y del desprecio Jesús les dice: «Bienaventurados los pobres» (Lc 6, 20). Además, hace vivir ya a estos marginados una experiencia de liberación, estando con ellos y yendo a comer con ellos (cf. Lc 5, 30; 15, 2), tratándoles como a iguales y amigos (cf. Lc 7, 34), haciéndolos sentirse amados por Dios y manifestando así su inmensa ternura hacia los necesitados y los pecadores (cf. Lc 15, 1-32). La liberación y la salvación que el Reino de Dios trae consigo alcanzan a la persona humana en su dimensión tanto física como espiritual. Dos gestos caracterizan la misión de Jesús: curar y perdonar. Las numerosas curaciones demuestran su gran compasión ante la miseria humana, pero significan también que en el Reino ya no habrá enfermedades ni sufrimientos y que su misión, desde el principio, tiende a liberar de todo ello a las personas.

En la perspectiva de Jesús, las curaciones son también signo de salvación espiritual, de liberación del pecado. Mientras cura, Jesús invita a la fe, a la conversión, al deseo de perdón (cf. Lc 5, 24). Recibida la fe, la curación anima a ir más lejos: introduce en la salvación (cf. Lc 18, 42-43)… El Reino tiende a transformar las relaciones humanas y se realiza progresivamente, a medida que los hombres aprenden a amarse, a perdonarse y a servirse mutuamente. Jesús se refiere a toda la ley, centrándola en el mandamiento del amor (cf. Mt 22, 34-40); Lc 10, 25-28). Antes de dejar a los suyos les da un «mandamiento nuevo »: « Que os améis los unos a los otros como yo os he amado » (Jn 15, 12; cf. 13, 34). El amor con el que Jesús ha amado al mundo halla su expresión suprema en el don de su vida por los hombres (cf. Jn 15, 13), manifestando así el amor que el Padre tiene por el mundo (cf. Jn 3, 16). Por tanto la naturaleza del Reino es la comunión de todos los seres humanos entre sí y con Dios. El Reino interesa a todos: a las personas, a sociedad, al mundo entero. Trabajar por el Reino quiere decir reconocer y favorecer el dinamismo divino, que está presente en la historia humana y la transforma. Construir el Reino significa trabajar por la liberación del mal en todas sus formas. En resumen, el Reino de Dios es la manifestación y la realización de su designio de salvación en toda su plenitud.” (RM 14).

Como ha enseñado asimismo antológicamente Pablo VI, “como núcleo y centro de su Buena Nueva, Jesús anuncia la salvación, ese gran don de Dios que es liberación de todo lo que oprime al hombre… La Iglesia, repiten los obispos, tiene el deber de anunciar la liberación de millones de seres humanos, entre los cuales hay muchos hijos suyos; el deber de ayudar a que nazca esta liberación, de dar testimonio de la misma, de hacer que sea total. Todo esto no es extraño a la evangelización. Entre evangelización y promoción humana (desarrollo, liberación) existen efectivamente lazos muy fuertes. Vínculos de orden antropológico, porque el hombre que hay que evangelizar no es un ser abstracto, sino un ser sujeto a los problemas sociales y económicos. Lazos de orden teológico, ya que no se puede disociar el plan de la creación del plan de la redención que llega hasta situaciones muy concretas de injusticia, a la que hay que combatir y de justicia que hay que restaurar. Vínculos de orden eminentemente evangélico como es el de la caridad: en efecto, ¿cómo proclamar el mandamiento nuevo sin promover, mediante la justicia y la paz, el verdadero, el auténtico crecimiento del hombre? Nos mismos lo indicamos, al recordar que no es posible aceptar "que la obra de evangelización pueda o deba olvidar las cuestiones extremadamente graves, tan agitadas hoy día, que atañen a la justicia, a la liberación, al desarrollo y a la paz en el mundo. Si esto ocurriera, sería ignorar la doctrina del Evangelio acerca del amor hacia el prójimo que sufre o padece necesidad” (EN 9, 30-31)

En esta línea, los documento relevante e ineludible de los Obispos Españoles, “La Iglesia y los pobres” e “Iglesia, servidora de los pobres" nos muestra como "el servicio a la liberación del pobre debe ser integral. Y, en consecuencia, «lo que debemos evitar siempre es hacer un uso parcial y exclusivista del concepto de liberación reduciéndolo solamente a lo espiritual o a lo material, a lo individual o a lo social, a lo eterno o a lo temporal»" (n. 24). "Cada cristiano y cada comunidad estamos llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres" (n.35). De ahí que, como nos enseña muy bien Benedicto XVI, “desear el bien común y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad. Trabajar por el bien común es cuidar, por un lado, y utilizar, por otro, ese conjunto de instituciones que estructuran jurídica, civil, política y culturalmente la vida social, que se configura así como pólis, como ciudad. Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la pólis. Ésta es la vía institucional —también política, podríamos decir— de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis. El compromiso por el bien común, cuando está inspirado por la caridad, tiene una valencia superior al compromiso meramente secular y político. Como todo compromiso en favor de la justicia, forma parte de ese testimonio de la caridad divina que, actuando en el tiempo, prepara lo eterno. La acción del hombre sobre la tierra, cuando está inspirada y sustentada por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad de Dios universal hacia la cual avanza la historia de la familia humana. En una sociedad en vías de globalización, el bien común y el esfuerzo por él, han de abarcar necesariamente a toda la familia humana, es decir, a la comunidad de los pueblos y naciones, dando así forma de unidad y de paz a la ciudad del hombre, y haciéndola en cierta medida una anticipación que prefigura la ciudad de Dios sin barreras” (CV 7)

Muchos más textos del magisterio de la iglesia se podrían exponer, en esta fecunda y transcendente enseñanza de la iglesia con su doctrina social (DSI), por ejemplo, del Papa Francisco como es el cap. IV de la EG o su reciente mensaje ecológico como es la LS. Todo ello nos muestra esta fe católica y encarnada en el mundo e historia, en donde se va realizando la salvación en el amor y la justicia con los pobres, en la liberación integral de todo mal, pecado, muerte e injusticia que culmina en la vida plena-eterna. No podemos aceptar ni asumir, pues, como a estas alturas de la historia de la fe y de la teología, existan fundamentalismos e integrismo de todo tipo, con sus espiritualismos desencarnados y sectarismos, que nieguen la realidad física y material (concreta e histórica) de la salvación que nos trae Jesús, el Verbo-Dios Encarnado; que se rechace el carácter social, económico y político de la liberación que nos regala la Gracia de Dios.

Se contradice así a la fe en la Encarnación de Dios en lo humano e histórico que es el lugar, la realidad donde nos encontramos con Cristo y su salvación liberadora en el amor, la paz y la justicia con los pobres, sacramentos de Cristo Pobre y Crucificado. Tal como nos enseña la Palabra de Dios en el Evangelio de Jesús (cf. Mt 25,31-46), que nos lleva a la liberación del pecado del egoísmo y sus ídolos del poder y la riqueza-ser rico que empobrecen, oprimen y excluyen a los pobres (cf. Lc 1, 46-55; Sant 5, 1-7). Ya los Padres de la Iglesia transmitieron todo lo anterior muy bien y, en este sentido, denunciaron que aquellos que negaban la Encarnación de Cristo en lo humano e histórico, eran los mismos que no practicaban la caridad solidaria y justicia con los pobres. Los Santos y Doctores de la Iglesia nos muestran que no se puede afirmar a Cristo en la Eucaristía si, al mismo tiempo, no se le reconoce en los pobres y oprimidos con una praxis solidaria de justicia con los empobrecidos; que no se puede seguir a Jesús y ser humano en los ídolos del poder y la riqueza-ser rico, del tener-poseer por encima del ser fraterno y solidario en el compromiso por la justicia con los pobres (cf. Juan Pablo II, SRS 31).


Viernes, 24 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031