LA MALDAD Y LA LEY DEL JURADO

La maldad parece algo ajeno a nosotros y sin embargo cohabita hermanada con la bondad. Stephen King, en su magnifico y entretenido libro ” 22/11/63″ el protagonista ( un profesor que vuelve al pasado para tratar de evitar el magnicidio de Kennedy) inquiere a sus alumnos a que relaten, el día en que cambió sus vidas, y el conserje Harry Dunning dice “…no fue un día sino una noche. La noche que cambió mi vida, fue la noche cuando mi padre asesinó a mi madre y dos hermanos y me hirió grave. También hirió a mi hermana, tan grave que ella calló en coma. Se llamaba Ellen y la quería mucho. Lo que pasó fue como una película de terror….” Ciertamente este texto me hizo divagar a cerca de que la maldad, el mal en si mismo, esta mas presente de lo que uno imagina en nuestro vida cotidiana. Pensemos en los casos de : Mari Luz Cortes, Sandra Palo, los niños de Córdoba, el asesino de la katana y un descorazonador etcétera, Y no estoy pensando en su consideración y represión jurídica a través de la correspondiente legislación penal y correccional; no se trata de actos de violencia más o menos ubicada: pasión, trastorno mental transitorio, necesidad económica acuciante….

Se trata de matar a un ser humano a sangre fría, con alevosía, para causar dolor y culpa en un tercero o por el propio placer de causar daño hasta el infinito; eso es la maldad. Es decir carecer de la bondad que se debe tener según su naturaleza o destino (DRAE). Pensemos en el asesino de los niños de Córdoba ( Ruth y José ). Es su propio padre el que los ha quemado, para herir a su mujer, para hundirle la vida y todo porque había tenido la osadía y el atrevimiento de ” abandonarle” solicitando el divorcio, separándose de él. ¿ Hay mayor maldad?, se puede ser tan malo, tan canalla, tan vil, tan cruel. Pues si, se puede, el hombre es un lobo para el propio hombre que decía un clásico, sino véase el ejemplo de José Bretón , imputado de asesinato, finalmente por el tesón de su ex mujer. Bendito ADN. Y ello me lleva a otra reflexión: la Ley del Jurado en España, si bien prevista en nuestra Constitución, es otra de “las buenistas” acciones de los políticos, en este caso del PSOE. Y en mi opinión una gran equivocación, porque es una Institución completamente extraña a nuestro Sistema y lo más importante que poco o nada tiene que ver con nosotros, con el sentimiento de los Españoles. Nosotros no queremos juzgar en un tribunal a nuestro vecino-por aberrante que haya sido su conducta- en un bar tal vez sí, pero para el resto, están los Jueces y Magistrados.

El origen y desarrollo del “jurado” es anglosajón y para la concepción de su sociedad, probablemente sea un buen sistema. Allí, Inglaterra, América del Norte.. los juicios en general se llevan a efecto con mayor celeridad y rapidez ( verbigracia Caso Madof) y lo más importante no se publican con carácter previo y en todos los medios de comunicación, incluidos los audiovisuales, los sumarios, hoja por hoja, prueba por prueba. En España y ante un juicio con jurado¿ donde vamos a encontrar “12 hombres sin piedad ” y completamente ajenos al proceso que se va a desarrollar? que estén inmaculados en cuanto a la información del asunto que van a juzgar. Es imposible, somos mediterráneos para lo bueno y lo malo.
El Señor Belloch, se lució y esto viene a colación de la defensa del “malvado de Córdoba”, pues evidentemente su abogado no puede permitir que se le juzgue por la ley del Jurado, ¿pues hay algún Español que no conozca hasta el último detalle de este caso y no considere al imputado culpable y no piense que debe pudrirse en la cárcel de por vida? y a ser posible que sea objeto de la más implacable Ley carcelaria, la que imponen los propios presos. Soy abogado, por tanto no tengo la menor duda de que ese ” bellaco” tiene derecho a un proceso justo, a un Juez imparcial, y a todas y cada una de las garantías que al justiciable le otorga la Ley . Nunca las tendría con un jurado. Y también tiene derecho a la mejor defensa que se le pueda dar y/o él pagar. Pero permítaseme la licencia, aunque solo sea literaria, de pensar en mi colega, algún amago de asqueo le vendrá, lo que no le impedirá defenderlo con todo su saber y habilidad. Sed Lex Dura Lex.

Volviendo a la maldad tan consustancial a la naturaleza humana, saben lo único importante es la bondad, la bonhomía. No es que la inteligencia, la belleza, la simpatía, la juventud sean “características” inferiores o de menor relevancia; es que la Bondad es la más importante, la definitoria, la que nos hace personas imprescindibles, seres humanos importantes en la vida de los otros, lo demás es solo accesorio. Buenas tardes y buena suerte.

pensamiento, Sin categoría

Comentarios cerrados.