24/7

El digital de Sopena acusa a Pedrojota de ser "un maestro de la relativización”

21.09.08 | 20:58. Archivado en personajes

(PD).- Pedrojota Ramírez se declara contrario al relativismo. Lo escribe en su homilía dominical en El Mundo: “Como Esperanza Aguirre, yo también me rebelo frente a ese relativismo que en definitiva supedita la valoración de los efectos a una interpretación maniquea de las causas”.

Y escribe El Plural de Enric Sopena:

Este periodista, maestro en el arte de relativizarlo todo o casi todo en función de sus intereses -desde los públicos a los privados- sostiene sin complejos lo siguiente: “Siempre he pensado que existe una ética de la objetividad como baremo para interpretar lo que nos pasa”.

De modo que ello le lleva a señalar que “distinguir entre un asesino malo (Franco) y un asesino bueno (la República), entre una recesión originada por el capitalismo salvaje norteamericano y una recesión fruto del empeño de un Gobierno de izquierdas en fomentar el acceso del mayor número posible de españoles a la propiedad de la vivienda, linda entre lo patético y lo estéril”.

En el fondo, da lo mismo
Quien –alineándose con la lideresa de las privatizaciones a mansalva- se proclama opuesto al relativismo demuestra que le da en el fondo lo mismo, Francisco Franco que Manuel Azaña. O que le da lo mismo “el capitalismo salvaje” –según su propia expresión- que un Gobierno cuyo propósito es que todos los españoles puedan acceder a la vivienda.

Populismo
Trata de redondear sus teorías, el director de El Mundo, recurriendo al populismo. Y dice exactamente esto: “A quienes han perdido su empleo, a quienes no pueden pagar la hipoteca y llegar a fin de mes, a quienes han visto volatizarse una parte importante de sus ahorros invertidos en Bolsa, les importa bien poco que la culpa sea de Bush, de Trichet o de Solbes. Lo que quieren es recuperar cuanto antes su situación anterior y no pueden mirar hacia otro sitio sino al Gobierno del país en el que viven y pagan impuestos”.

Los autores del 11-M
¿Qué le parecería a Ramírez, y de acuerdo con su lógica, una reflexión como la que sigue, puesta como ejemplo? “A quienes perdieron a sus familiares y a sus amigos en los atentados del 11-M, les importa bien poco que los autores de la masacre hayan sido Ben Laden y sus sicarios, ETA y sus terroristas o la conjunción de ambas atrocidades. O incluso tramas de policías, guardias civiles y los servicios secretos para facilitar que Zapatero ganara las elecciones del 14-M de 2004.

A los muertos no los resucitará que se conozca que hayan sido éstos o aquellos los autores del 11-M. A los más cercanos a las víctimas mortales -o a los que no han podido todavía restañar las heridas, físicas y psicológicas de aquella barbarie- quienes hayan sido no les importa. Quieren ser indemnizados al máximo posible, como es lógico y natural, y claro está que nunca más se repitan hechos como esos”.

Exactamente, y como se ve a primera vista, esta reflexión se halla en las antípodas de las coartadas utilizadas por el citado periodista para justificar su obsesión por desvelar su supuesta verdad sobre el 11-M. Lo que prueba la calidad del relativismo del personaje en cuestión.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 26 de junio

    BUSCAR

    Hemeroteca

    Junio 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930