24/7

Quién manda en los medios

26.02.08 | 09:09. Archivado en prensa

(PD).- El mapa de poder de los medios de comunicación españoles está cambiando. Al inevitable relevo generacional en alguna de sus cúpulas (son ya más de 30 años desde que murió Franco y empezaron a nacer la mayoría de los actuales) se ha venido a sumar la también ineludible necesidad de crecimiento y de recursos con los que financiarla.

Los principales grupos han acudido a la Bolsa en su busca y, aunque solemnes pactos suscritos entre sus socios garantizan a corto plazo la estabilidad accionarial, la fina sensibilidad de los mercados está condicionando no sólo la gestión empresarial, sino también contenidos y orientación de las informaciones.

A las habituales peleas entre grupos de distinto signo ideológico se suma ahora con fuerza el elemento económico, y quienes no dependen de la Bolsa parten con ventaja.

El pasado 18 de septiembre, unas horas después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y su ministra Carme Chacón, presentaran un ambicioso plan para el acceso de los jóvenes a la vivienda, varios redactores de El País escuchaban detalle por detalle, en la sede del ministerio, las claves de la promesa estrella. El tiempo de explicación, que en otros tiempos habrían conseguido un amplio y favorable despliegue del rotativo en torno a Chacón y su plan, sirvieron en esta ocasión para poco.

El consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, dio orden esa misma tarde según quienes conocen cómo se desarrolló la febril jornada en el rotativo, de publicar una información critica y un editorial de descalificación de la medida. Para El País era sólo un "aparatoso fiasco político". Horas antes de la decisión de Cebrián las acciones de Prisa y de Sogecable, su filial audiovisual, habían sufrido un duro golpe en Bolsa. Después de varias jornadas de lenta caída de la cotización, alimentada por la incertidumbre generada por la denominada "guerra del fútbol", Mediapro, la competidora que llevaba semanas impidiendo a Canal Plus la exclusiva de su partido de pago los domingos, anunciaba un acuerdo con Prisa y la firma de la paz. Los valores subieron durante unas horas. Sólo hasta que desde el imperio Polanco se descalificaba al directivo que había llegado al acuerdo y se anunciaba su cese. Las acciones volvieron a caer en picado. Prisa necesitaba, pues, dar un severo toque de atención al Gobierno para que hiciese algo por resolver la guerra televisiva. Con las cosas de comer, no se juega.

Este puede ser uno de los ejemplos recientes más ilustrativos sobre lo que está cambiando en los grandes grupos de comunicación del país. Unos meses antes, la primavera pasada, el otro gran emporio mediático nacional, Vocento, editor del ABC, de más de una decena de diarios regionales , dueño de Punto Radio y de la Agencia Colpisa y del 13 por ciento de Telecinco, sufría un maremoto en su cuadro de mandos. Las causas: además de una "crisis de crecimiento" al haber perdido la oportunidad de comprar el grupo Recoletos, unacampaña desatada por un insigne protagonista de la derecha mediática, el conocido periodista de la COPE, Federico Jiménez Losantos, contra el ABC por considerarlo tibio en su posición contra el Gobierno de Zapatero y, más en concreto, por no apoyar desde sus páginas la "teoría de la conspiración" del 11-M.

Bajada de suscriptores del centenario rotativo y estancamiento de la cotización de las acciones de Vocento, que habían debutado en el parqué hacía sólo unos meses, en noviembre de 2006, fueron las consecuencias más inmediatas de la guerra desatada. Unos meses más tarde, la batalla se desarrollaba dentro de las habitaciones de la casa y las distintas familias empresariales vascas que sustentan la mayoría del capital del grupo deshacían alianzas y entretejían otras nuevas para echar al entonces consejero delegado y timonel del grupo, José María Bergareche. Tras el verano, Vocento ha estrenado nueva dirección pero las tensiones aún no han terminado.

En las feroces disputas que jalonan la historia de los medios de comunicación españoles (no sólo hablamos de clientes y cuentas de resultados como en otros sectores, sino también de influencia y poder político) la exposición a los focos de los mercados de valores, pues, está revelándose como un nuevo actor con maneras de protagonista. Y quienes ya conviven con él desde hace tiempo, como el citado grupo Prisa, han iniciado una estrategia de contraataque.

Así interpretan los analistas las recientes informaciones publicadas por sus medios (El País y Cinco Días, con reproducción posterior en la Cadena Ser) sobre la solvencia económica y la propiedad de su actual enemigo número uno, la Mediapro de Jaume Roures.

Esta productora de cine y contenidos audiovisuales, que ha crecido en los últimos cinco años exponencialmente y hoy controla una cadena de televisión en abierto, La Sexta, además de acabar de sacar a la calle un diario de información general y ámbito nacional, Público, no tiene obligación legal de dar explicaciones sobre sus dueños, ni de cómo está repartido su capital más allá de lo "políticamente correcto", ni sufre ninguna bajada en el valor de sus acciones por vaivén informativo alguno. No cotiza en Bolsa y, aunque suministra información pública periódica sobre sus alianzas y sus cuentas, como cualquier otra sociedad inscrita en el Registro Mercantil, ésta no tiene comparación con las obligaciones de Prisa o Vocento, por ejemplo.

Por eso los medios de la familia Polanco se han apresurado a "informar" a sus lectores que "los principales accionistas de Mediapro son dos sociedades radicadas en Holanda –Mediaproduction Properties B.V., y Equille Investments B.V-", según el titular de Cinco Días del pasado jueves. Poco puede añadir este dato al hecho de que sean Roures y su mano derecha, Tatxo Benet, fundadores de la compañía, los accionistas mayoritarios puesto que las citadas empresas holandesas pueden responder a un entramado societario de ambos, tan común en el mundo empresarial.

Pág. 1 2 3 4


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por isitepasaraati 24.10.10 | 00:23

    En el barrio de Santa Clara, en Cabral,VIGO, viven 96 familias en el grupo de viviendas de la desaparecida GEA. Estas viviendas serán subastadas el próximo mes de noviembre, por lo que las familias que no puedan afrontar el gasto que ello conlleva serán desahuciadas y no tendrán donde vivir. En su momento se quedaron sin trabajo y ahora se quedarán sin techo.

  • Comentario por LOS ELECTROCUTADOS 14.02.10 | 23:59

    APAGÓN GENERAL DIA 15 DE FEBRERO
    El domingo, DIA 15 DE FEBRERO, "DIA DEL CONSUMIDOR", hemos de realizar un apagón general de electricidad en los hogares españoles a las 22 horas, en señal de protesta por la subida abusiva que ENDESA y demás compañías eléctricas ha llevado a cabo en sus tarifas eléctricas.

    La única forma que tenemos de luchar los consumidores contra estas practicas abusivas es con medidas como esta; por eso, se convoca a seguir esta iniciativa que comenzara a las 22 horas y durara 5 minutos.
    !!!! OS ROGAMOS QUE LO HAGÁIS PASAR AL MAYOR NUMERO DE CORREOS ELECTRÓNICOS!!!!!......

    Fdo.: "Los Electrocutados".-ADEGA

Martes, 19 de septiembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930