24/7

Carmen Rigalt saca las vergüenzas a Jaime Peñafiel

03.12.07 | 08:10. Archivado en personajes, prensa
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

(PD).- Desde que la Casa Real anunciara que el príncipe Felipe iba a contraer matrimonio con la presentadora del Telediario, Jaime Peñafiel ha estado siempre en la picota. Cargando en tierra, mar y aire contra doña Letizia, el analista real no ha parado de dar palos a la princesa de Asturias. Carmen Rigalt lo ve sospechoso: "La clave del éxito consiste en pillar una idea y luego, a mantenella y no enmendalla, que es lo que tú haces desde que descubriste que cargando contra Letizia vivías holgadamente". Una víbora.

En El Mundo, en la COPE, en Telecinco, en Popular TV, en sus libros y donde sea, Jaime Peñafiel se ha convertido en "letiziólogo", en negativo. Letizia es el leit motiv de todo lo que escribe, piensa, dice, analiza... Y, dice Carmen Rigalt que ya huele, y huele a gato encerrado.

Ultimamente te acoges al género epistolar para dar soporte a los artículos, lo cual te permite despachártelos en un plis plas, sin tomar apenas aire.

Empezaste con el Rey, seguiste con la Reina, y ahora vas saltando por toda la Familia Real, como si fueras de oca a oca y tiro porque me toca. Tienes tema para rato: anda que no sabes. Precisamente, hoy llevo yo un día muy torpe, y al leer la carta a don Jaime he pensado: «A ver si aprendes, tía». Dicho y hecho.

Aquí me tienes pues, aprendiendo a hacer columnas por la vía de urgencia, que es tu especialidad desde que paseas por las teles cual Belén Esteban atacada de arrebato. Lo de la tele absorbe mucho, me consta. Necesitas tiempo para buscar temas de impacto, para elegir corbata nueva, echarte laca en el pelo y ensayar poses de galán decimonónico, como cuando llegas a un programa y, gafas en mano, inicias el ritual de saludos con una formalidad largamente elaborada.

La periodista, en su columna de El Mundo, acusa a Peñafiel de inventarse un personaje.

No quisiera ofenderte, Jaime, pero seguro que te ofendo, porque a nadie nos gusta que saquen nuestra caricatura para hacer públicamente escarnio y risotada. Tú creaste tu personaje, pero lo has adornado tanto que has acabado convirtiéndolo en hipérbole. Ahora ya no sabemos si la caricatura te ha devorado a ti, o tú te has apoderado de ella.

Y, ahora, la acusación:

«Valgo más por lo que callo que por lo que digo», sueles afirmar con solemnidad. La frase está bien pensada y no dudo de que, al menos en tu caso, es cierta. Callas, por ejemplo, los años sombríos del Pardo, las sucesivas onomásticas de las Cármenes, y el peloteo a una familia que exigía en todo momento el agasajo. Entonces no había reyes, pero el dictador tenía cortesanos para aburrir. Seguro que te acuerdas. En aquella época la adulación formaba parte del trabajo cotidiano. Algunos sobrevivían en silencio, pero callar era una maestría.

Concluye la periodista catalana:

... Formo parte de la tribu de periodistas cortesanos que defienden a Letizia. En mi nombre y en el de ellos quiero decirte algo (y conste que te aprecio, etc., etc.): «que te den tila».


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 25 de octubre

    BUSCAR

    Los mejores videos

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Sindicación